Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Endesa acusa a Iberdrola y a Gas Natural de manipular precios para ingresar más

La eléctrica sostiene que cobraron 242 millones de sobrecoste de enero a septiembre de 2004

Endesa destapó ayer la caja de los truenos en el sector eléctrico y acusó a sus competidoras, en especial a Iberdrola y a Gas Natural, de manipular los precios de la electricidad para engordar sus ingresos. Según sus cuentas, en el periodo enero-septiembre de 2004, Iberdrola, Viesgo, Gas Natural y Unión Fenosa se repartieron 242 millones de euros de sobrecostes. La acusación de Endesa, que según la empresa tomará forma de denuncia ante la Comisión de la Energía en breve, se produce justo cuando están a punto de aprobarse reformas normativas para el sector que afectarían, especialmente a Endesa.

La acusación de Endesa es muy directa. Según su relato, algunas empresas, y de forma destacada Iberdrola y Gas Natural, se estarían aprovechando desde el verano pasado del complejo funcionamiento del mercado mayorista de la electricidad (pool), donde cada día se casa la oferta y la demanda y se fija el precio del kilowatio, para elevar los precios de forma artificial e ingresar más dinero. La forma de hacerlo es relativamente sencilla y se asemeja, siempre según el relato de Endesa, a una partida de póquer con las cartas marcadas.

Así, Iberdrola y Gas Natural estarían haciendo ofertas de precios muy elevados para producir electricidad en determinadas centrales ubicadas estratégicamente. Esas centrales, que realizarían ofertas alejadas del precio medio del megawatio-hora (46 euros de media en lo que va de año con picos de hasta 80 euros cuando en 2004 fue de 30), quedarían fuera del mercado diario por caras.

Riesgo de apagón

Pero como la demanda es elevada y Red Eléctrica está obligada a mantener la tensión de la red para evitar apagones, esas centrales caras habrían acabado por entrar en el mercado del día al precio por el que apostaron las empresas. Resultado: los precios se encarecen y los ingresos de las empresas engordan. Por este mecanismo, denominado de "restricciones", que repesca para el sistema eléctrico, en caso de necesidad, a las centrales caras que quedan fuera del mercado, el conjunto del sistema eléctrico ingresó el pasado año 460 millones, según Endesa.

De esa cantidad, 242 millones, contabilizados hasta septiembre, son sobrecostes. Y el dinero se lo repartieron Iberdrola, 119 millones; Viesgo, propiedad de la italiana Enel, 64 millones; Gas Natural, 30 millones, y Fenosa, 29 millones. Aunque la más beneficiada, en términos relativos dado su tamaño, es Viesgo, los grandes beneficiados habrían sido Iberdrola y Gas Natural, que además de ganar más dinero del debido, habrían perjudicado a sus competidoras Endesa e Cantábrico.

La supuesta manipulación de precios no tiene una repercusión directa sobre la tarifa de la mayoría de los usuarios, que está regulada (este año subió un 1,71%). Pero sí influye en el cálculo global de ingresos, gastos y posible déficit del sistema eléctrico que acaba por afectar al recibo en años sucesivos porque hacen aumentar la tarifa. En 2003, las eléctricas ingresaron 1.505 millones porque las tarifas de 2000 y 2002 no cubrieron los gastos del sistema.

Iberdrola (Gas Natural no se pronunció) rechazó ayer la acusación de Endesa. Fuentes de la compañía recordaron que el pasado año Gas Natural denunció públicamente a Endesa justo por lo contrario: por manipular el sistema, ofreciendo electricidad por debajo de coste. El fin de la supuesta manipulación de Endesa, que está bajo investigación de la Comisión de la Energía, habría sido asegurar el cobro de las famosas ayudas eléctricas (CTC), que cobran las empresas cuando el precio del kilovatio baja de los 3,6 céntimos de euro. Iberdrola es partidaria de eliminar los CTC, lo que no quiere Endesa.

Según Iberdrola, habría sido ese abaratamiento artificial de los precios impulsado por Endesa el que habría dejado fuera del mercado, pese a ser necesaria su producción, a las centrales de generación de las empresas ahora atacadas. Fuentes de Industria se limitaron a señalar respecto a la polémica abierta por Endesa que el cauce adecuado para dirigir las denuncias es la Comisión de la Energía.

La nueva pugna Endesa-Iberdrola se produce en un momento crucial. Justo cuando el Gobierno ha puesto en marcha medidas urgentes en el sector eléctrico que, entre otras cosas, suspenden el pago de ayudas a las empresas y modifican el cálculo de los déficit tarifarios. Ambas medidas, según las fuentes consultadas, perjudican a Endesa. Ésta, Iberdrola y Unión Fenosa fueron sancionadas por manipular precios en 2001.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de marzo de 2005