Ripoll culpa al comercio argelino de la degeneración del centro de Alicante

El presidente de la Diputación de Alicante y del PP de esa provincia, José Joaquín Ripoll, estableció ayer una relación directa entre los comercios regentados por argelinos en la capital alicantina y la degradación del centro tradicional de la ciudad.

Al ser preguntado por su oposición al establecimiento de una nueva línea marítima entre Alicante y Orán, Ripoll dijo que la actual conexión marítima con Argelia ha generado en la ciudad la presencia de comercios regentados por argelinos que "han coaccionado, de alguna forma", a los establecimientos tradicionales. "Se ha producido, por tanto, una degeneración" en la zona, explicó Ripoll, en referencia al centro urbano de la capital alicantina, donde en los últimos años han abierto sus puertas diversos comercios dirigidos por ciudadanos argelinos con productos de compra propios de este país magrebí, y han cerrado algunos comercios locales.

Ripoll fue también preguntado ayer sobre el incidente que protagonizó el Grupo Popular del Ayuntamiento de Elche el lunes pasado en el pleno municipal, cuando siete concejales del sector zaplanista abandonaron la sesión al no poder quitar a un concejal campista el cargo de consejero en la empresa mixta Aigües d'Elx. La dirección del PP, según Ripoll, ha pedido un informe al Grupo Popular de Elche para que este asunto pueda ser tratado en el comité ejecutivo provincial, donde presumiblemente se plantearán expedientes disciplinarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de marzo de 2005.

Lo más visto en...

Top 50