Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento pide que se envíe al juez el vídeo que grabó a personas dentro del Windsor

El edificio fue desalojado ante el riesgo de derrumbe unas tres horas antes de la grabación

El Ayuntamiento de Madrid ha pedido a la policía y al juez que investigue si había personas en el edificio Windsor tres horas después de que se descubriese el incendio que devastó el rascacielos. Las imágenes difundidas ayer por tres televisiones recogen supuestamente que entre las plantas 12 y 14 había dos personas pasadas las tres de la madrugada. A esa hora el incendio estaba en la planta 20, con enormes llamas que arrasaban el inmueble. El videoaficionado que grabó la secuencia asegura que llamó a los bomberos de Madrid y que éstos le dijeron que las personas que estaba viendo eran integrantes del servicio de extinción de incendios. El rascacielos fue desalojado sobre la una de la madrugada.

El vídeo dura un minuto y medio aproximadamente. Muestra la evolución del incendio desde un ángulo. En concreto se ve la fachada oeste y la caída de chisperos es continua. En un momento dado, el videoaficionado se centra en dos personas, apenas sombras oscuras, que están en un despacho, unas ocho plantas por debajo del fuego, según Carlos Just, autor de la grabación.

La Policía Científica analiza ya las imágenes difundidas por televisión. Asimismo, la policia preveía anoche entrevistarse en la próximas horas con los autores del vídeo para conocer detalles de la grabación como la hora, el lugar o el ángulo desde el que fue realizada. La cronología de lo ocurrido, con la incógnita de la grabación, es la que sigue:

- 23.21. Los vigilantes de la torre avisan del incendio. Los cuatro vigilantes de seguridad de la torre Windsor avisan que se ha declarado un incendio en un despacho de la planta 21 del edificio. Las tres primeras dotaciones de bomberos llegan en cuatro minutos.

- 00.45. Desalojo del inmueble por el riesgo de colapso. Los mandos de los bomberos deciden desalojar el edificio ante el riesgo de derrumbe. Siete bomberos resultaron intoxicados por humo. La zona queda blindada: los bomberos prohíben el acceso de cualquier persona a la torre y la Policía Municipal acordona un perímetro de 500 metros ante el riesgo de que la torre se desplome por el fuego. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía colaboran en esta medida. El cordón resulta impenetrable para cualquiera que no sea de los servicios de emergencia. Fuentes policiales explicaron que si hipotéticamente hubiera habido dos personas dentro, podrían haber salido por el sótano sin ser descubiertas.

- 03.00. El videoaficionado comienza a grabar. El abogado Carlos Just, de visita en Madrid con su esposa, coge su videocámara y graba la fachada oeste desde el único ángulo que le permite la terraza del piso de los tíos de su cónyuge. El fuego se encuentra en uno de los momentos de máxima virulencia.

Algunas zonas alcanzan unos 1.000 grados centígrados de temperatura.

Son frecuentes los derrumbes de las partes exteriores de la torre. De repente, el videoaficionado observa que hay dos personas en el interior, unas ocho plantas por debajo del foco del incendio. Desde la distancia a la que está sólo es capaz de percibir dos siluetas sobre un visible fondo blanco.

- 03.52. El videoaficionado llama al 112. Just llama desde su móvil al 112, que le transfiere a la centralita de los bomberos del Ayuntamiento de Madrid. El operador, según fuentes municipales, le pregunta si esas dos personas están asomadas a la ventana pidiendo ayuda. Just le comenta que no, que están dentro del edificio y que no parecen nerviosas. El comunicante le responde que el Windsor está desalojado y que probablemente sean bomberos.

Fuentes del Ayuntamiento de Madrid adelantaron que solicitarán a la Policía Judicial y al juez que investiga el caso que estudie las imágenes para ver si había gente dentro de la torre cuando el fuego estaba en plena actividad. Plantearon dudas respecto al significado real de las imágenes del vídeo, ya que fueron grabadas a una distancia de unos 200 metros, con ausencia de luz y con la zona llena de humo. Las citadas fuentes confirmaron que en esos momentos no había ningún bombero en el rascacielos.

Algunos especialistas se quedan asombrados de que con las altas temperaturas que había en el edificio pudieran permanecer personas en el interior del mismo, unas ocho plantas por debajo del foco, en un piso que correspondería a las oficinas de Deloitte.

Esta auditora insistió en que ninguno de sus empleados estaba en la torre cuando se declaró el fuego y, mucho menos, entre las tres y las cinco de la madrugada, cuando presuntamente había dos personas dentro. Fuentes de Deloitte se mostraron muy sorprendidas por estas imágenes y aseguraron que no se explican cómo podía haber alguien dentro cuando el incendio había bajado hasta la planta 19. Por tanto, no descartan que sea un efecto óptico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de febrero de 2005