Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel va a liberar a 500 presos palestinos tras el compromiso de tregua de Hamás

El Gobierno de Sharon desoye la petición para excarcelar a Barghuti, líder de la Intifada

El Gobierno de Israel aprobó ayer una lista de 500 prisioneros palestinos para que sean liberados en el plazo máximo de una semana. Éstos serán los primeros palestinos excarcelados, de un paquete de 900 reclusos cuya liberación fue pactada el pasado martes por el primer ministro israelí, Ariel Sharon, y el presidente palestino, Mahmud Abbas, que ha logrado un compromiso de Hamás para mantener la tregua de hecho. Israel ha seleccionado a los presos a liberar y ha excluido a Marwan Barghuti, el líder de la Intifada, cuya excarcelación reclamaba Abbas.

Marwan Barghuti, el líder de las Brigadas Tanzim en Cisjordania, diputado y secretario general de Al Fatah, fue condenado hace un año a cinco cadenas perpetuas por un tribunal de Israel. Como consecuencia de esta misma criba se ha denegado también la libertad de Qassam Barghuti, hijo mayor del líder de la Intifada, de 20 años de edad, a quien se acusa de estar implicado en un atentado en el suburbio árabe de Jerusalén Este de Beit Hanina, en el que murió un ciudadano israelí.

La libertad de ambos, padre e hijo, había sido reclamada por el propio presidente palestino, Mahmud Abbas, en el transcurso de la reunión mantenida con Ariel Sharon en Sharm el Sheij (Egipto). Con ello esperaba calmar a las facciones radicales, especialmente a las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, vinculadas a Al Fatah, y cumplir la promesa que en las vísperas de las elecciones presidenciales del 9 de enero hizo al prisionero para que no concurriera a los comicios. En el último momento, y a la vista de la oposición israelí a liberar a Marwan Barghuti, Abbas había insistido infructuosamente en la liberación de su hijo.

Las autoridades israelíes, conscientes de las complicaciones que pueden provocar en Abbas su negativa, han optado por mostrarse generosos con respecto a los presos militantes de Al Fatah, 250 de los cuales forman parte de esta lista de 500 detenidos. El resto de los excarcelados pertenecen a Hamás, Yihad Islámica y otras organizaciones radicales. Entre los presos a liberar hay sólo una mujer, según se asegura en círculos políticos. "No ha sido una decisión fácil, pero este gesto podrá probablemente ayudar a la Autoridad Palestina a consolidar su autoridad y reforzar la confianza entre las dos partes", aseguró Ariel Sharon a los ministros de su Gabinete poco después de que el Ejecutivo votara favorablemente la propuesta presentada por el Comité de Reflexión Política Ministerial hace poco más de una semana.

Sin embargo, antes de que este primer grupo de presos sean excarcelados y puedan regresar a casa, las autoridades israelíes están obligadas a cumplir dos requisitos. El primero es una formalidad que depende del presidente de Israel, Moshe Katsav, quien deberá firmar el comunicado de gracia. El otro es dar un plazo de 48 horas antes de su liberación para que los perjudicados por las acciones de estos presos o sus familiares puedan recurrir contra su puesta en libertad.

"Nosotros insistimos en que todos los prisioneros deben volver a casa; es una cuestión espinosa, de carácter humanitario", aseguró ayer Abbas en una conferencia de prensa celebrada en Gaza al recordar que en las prisiones israelíes se encuentran recluidos 8.000 palestinos, de los que 231 son niños.

En un intento de fortalecer al nuevo presidente palestino, el Ejecutivo israelí decidió ayer por primera vez en cinco meses entreabrir las puertas del paso fronterizo de Erez, que comunica Israel y la franja de Gaza, lo que permite a 210 obreros palestinos trabajar en Israel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de febrero de 2005