OPINIÓN DEL LECTOR
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Plazas de geriatría

Las cabezas pensantes que rigen nuestros designios en la "antigua Andalucía" (como ahora, por lo visto, se llaman comunidades nacionales, la llamaremos como a las pesetas: "antiguas") han vuelto a actuar; es decir, para nuestra desgracia, han vuelto a pensar. En esta ocasión han decidido suprimir en la Sanidad Andaluza las plazas MIR de geriatría que oferta el SAS como formación médica residente obligatoria para ejercer la medicina en el servicio público de sanidad. En realidad era la crónica de una muerte anunciada, pues sólo ofertaban dos plazas para toda la "antigua Andalucía", siendo el Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla el único en toda la comunidad que tiene servicio de Geriatría.

Discúlpenme, porque debería haber dicho tenía, puesto que la supresión de las nuevas plazas de residentes supone la cancelación efectiva del servicio en el mencionado hospital dentro de cuatro años, el tiempo que tardarán los actuales residentes en terminar su formación médica residente. Estos señores no se dan cuenta de la realidad de nuestro país, ya que la sociedad española tiene un alto grado de envejecimiento y hasta hace unos años el índice más bajo de natalidad del mundo; datos objetivos que se unen al alto grado de oferta geriátrica pública que ofrecen ciudades como Madrid, Barcelona o Toledo en hospitales que realmente forman a sus geriatras.

Una vez más, los andaluces seguiremos esperando. Eso sí, no se preocupen ustedes, que el nuevo Estatuto estará próximamente listo para alborozo de todos y como solución a los problemas más acuciantes que tiene nuestra comunidad: la competencia de transferencias con su consiguiente incremento de dinero, claro está... Sirvan de reconocimiento estas líneas a los ocho médicos residentes del servicio de Geriatría del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, los únicos que quedan de Despeñaperros hacia abajo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS