Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un campo de batalla en miniatura

Lopera abre un museo de la Guerra Civil que recrea la batalla acaecida en el municipio jiennense que causó 500 muertes

Una maqueta que reproduce a escala la batalla de Lopera (Jaén), una de las contiendas más sangrientas de la Guerra Civil española, es el principal atractivo del museo de la Guerra Civil abierto estas Navidades por el Ayuntamiento en la capilla gótica del castillo del siglo XIII de la Orden de Calatrava. La maqueta, realizada a escala 1:200, tiene unas dimensiones de cuatro metros cuadrados y contiene 1.200 soldados de plomo de 25 milímetros de los dos ejércitos que participaron en la batalla, el republicano y el sublevado, así como vehículos militares que operaron en la zona, piezas de artillería y una reproducción del colegio Miguel de Cervantes, que en aquellos tiempos sirviera de hospital militar.

Pedro Liébanas ha sido el autor de la maqueta; Joaquín González, el pintor de las figuras y Bernardo Jurado, estudioso de la Guerra Civil, el asesor de este proyecto financiado en parte con fondos comunitarios del programa Proder. El alcalde de Lopera, Pedro Valenzuela, ha destacado que este proyecto se encuadra en un programa más amplio que tiene como objetivo dotar al municipio de una infraestructura básica que le permita desarrollarse como municipio turístico. Para ello, el principal atractivo es este museo que glosa el importante papel que jugó Lopera como línea de frente en la Guerra Civil.

Además de la maqueta que reproduce en miniatura el campo de batalla, el museo expone diversos objetos que se han conservado de aquel enfrentamiento. Máscaras antigás, cascos militares, telégrafo de campaña, cartillas de tropa, pistolas, carabinas, proyectiles, granadas, fusiles o pagarés de la época del Banco de España.

La Batalla de Lopera fue una de las más importantes en el llamado frente de Andalucía. La acumulación de fuerzas por uno y otro bando sobrepasaron los 2.000 hombres. En ella murieron 500 soldados, 300 de ellos republicanos y 200 sublevados. También perdieron la vida los poetas ingleses Ralph Winston Fox (1900-1936) y el poeta Rupert John Cornford (1915-1936), fallecidos los días 27 y 28 de diciembre cuando, con las tropas de la 19ª Brigada Internacional, intentaban detener el avance ordenado por Queipo de Llano y reconquistar el pueblo de Lopera. Fox fue comisario político adjunto del 121 batallón de la 14ª Brigada Internacional, historiador y crítico literario, aunque sus escritos, con una gran carga social, se extendieron también al campo de la teoría política, la novela o el periodismo

La localidad fue tomada por el ejército franquista el día de Navidad de 1936 a través de una rápida acción de ocupación que trajo consigo la voladura del puente sobre el arroyo Salado y daños de cierta consideración en otras infraestructuras urbanas. El día 27 de diciembre se inició la operación de contraataque. Los brigadistas internacionales que defendían la República fueron sorprendidos por el fuego enemigo de los aviones Fokker y por las piezas de artillería de las tropas contrarias, atrincheradas en las colinas de alrededor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de enero de 2005