Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La solidaria huella escandinava en Alcoi

Un libro recupera la intrahistoria del hospital sueco-noruego en la Guerra Civil, que ahora acogerá a la Escuela Politécnica

"Viva Suecia". "Viva Noruega". "Viva la solidaridad internacional". Frases como éstas, escritas hace más de medio siglo a modo de rótulos, aún se vislumbran en las paredes del edificio diseñado para albergar la Escuela Politécnica Superior de Alcoi. Cuando Ángel Beneito Lloris, doctor en historia y profesor del IES Andreu Sempere, las leyó por primera vez era estudiante de bachillerato y el edificio había dejado de ser el hospital de sangre que médicos y enfermeras nórdicos, procedentes de Suecia y Noruega, hicieron posible durante la Guerra Civil española.

Con la idea de "recuperar una parte de la historia que había permanecido olvidada", Ángel Beneito inició el rescate de datos, documentación gráfica e información que ha culminado con la edición del libro El Hospital Sueco Noruego de Alcoi durante la Guerra Civil Española. La publicación, "de fácil lectura y muy asequible para el público en general" -en palabra del autor- recuerda la labor solidaria y la ayuda internacional que los países escandinavos desarrollaron en el territorio español a lo largo de los tres años de cruenta confrontación fraticida.

El centro sanitario, tras la contienda, pasó a convertirse en recinto carcelario

Su edición es el complemento al documental Coronas de Vida, que narra las historias de los médicos y enfermeras que hicieron posible este hospital de sangre en Alcoi. Visual Producciones, de la que es responsable Xavier Cortes, realizó este documental y ha editado ahora el libro que recuerda la importancia de la ayuda internacional en la República española, por parte de los países escandinavos. "El fin de esta historia va más allá de la solidaridad. Sus protagonistas son personas que recorrieron miles de kilómetros en una época en que no era fácil viajar para ayudar a gente que estaba padeciendo circunstancias lamentables", explica Cortes. El libro "abre la ventana a unos hechos que nos recuerdan qué es una guerra, las circunstancias que la rodean a través de un edificio, cuyas salas y paredes huelen a historia", destaca el autor.

Desde este punto de partida, el libro, entre otras valiosas aportaciones, incluye datos estadísticos que se han recuperado en parte de los archivos de Suecia y Noruega y que evocan aspectos como por qué se creó el hospital, su coste, los médicos y enfermeras que acudieron al centro sanitario.

El libro, que puede encontrarse en todas las librerias de Alcoi y va a ser distribuido en el resto de España por la FNAC, recoge cómo el hospital fue autorizado por la entonces ministra de Sanidad, Federica Montseny. Así el centro pasó a ser regentado por médicos y enfermeras de Suecia y Noruega hasta que se hizo cargo del servicio el doctor Manuel Bastos Ansart, cuya trayectoria también queda reflejada en el libro. "Aquí no se habla de las grandes batallas. El libro es un ejemplo del día a día de las personas que sufrieron la Guerra Civil española".

A este capítulo se suman otros que relatan aspectos como la posterior transformación del edificio en cárcel "para dar cabida tras la guerra a los presos del gobierno de Franco" y cómo en 1949 fue el lugar elegido para acoger la exposición de productos industriales. "Por el edificio han pasado miles de enfermos, médicos, enfermeras, presos y más recientemente estudiantes de bachillerato y ahora de la Escuela Politécnica Superior de Alcoi. A todos ellos les une esta parte de la historia de España que conviene no olvidar", concluye Beneito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de enero de 2005