Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un camión bomba mata a siete miembros de una familia en Bagdad

Un camión bomba dirigido contra la Embajada de Jordania en Bagdad causó ayer la muerte a siete miembros de una familia iraquí, entre ellos dos niños. El conductor trató de estrellar el camión cisterna, cargado de explosivos, contra el edificio diplomático, pero el vehículo hizo explosión al quedar atascado entre barreras de seguridad hechas de hormigón. La casa en la que vivía la familia quedó destruida. "Soy la única que queda", dijo entre sollozos una mujer al llegar al lugar del atentado y enterarse de que sus familiares habían muerto. La policía informó de que nueve personas en total fallecieron en la explosión.

La violencia no cesó en Irak el día de Navidad. Al sur de Bagdad, en la carretera que une las ciudades santas chiíes de Nayaf y Kerbala, un coche bomba -al parecer dirigido contra un convoy militar estadounidense- causó la muerte de cinco civiles, y cerca de la capital, un catedrático de Medicina fue asesinado cuando viajaba al volante de su automóvil. En Turquía, la televisión mostró imágenes de un magnate naviero secuestrado en Irak, cuyos secuestradores exigen un rescate de 25 millones de dólares. Las tropas de EE UU continuaban en alerta, cuatro días después del atentado contra su cuartel de Mosul, el más cruento desde la invasión de Irak.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de diciembre de 2004