_
_
_
_
LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

El Gobierno envía el Ejército a vigilar los aeropuertos y estaciones de tren

Unos 4.700 militares se movilizan para participar en el dispositivo antiterrorista en navidades

A partir de hoy la presencia de militares en tareas de vigilancia antiterrorista en los grandes aeropuertos o estaciones de tren será una imagen familiar en España como ya lo es en Francia. El Gobierno ha encargado a las Fuerzas Armadas que colaboren a la seguridad exterior de aeropuertos como Barajas (Madrid), Málaga, Manises (Valencia) y El Prat (Barcelona) y estaciones de tren como Atocha y Chamartín (Madrid), Santa Justa (Sevilla) o Lleida. Las patrullas del Ejército, para las que se ha movilizado a 4.700 militares en tres turnos de 1.500 durante las navidades, tendrán carácter "disuasorio".

Más información
Interior asegura que no hay ninguna amenaza concreta

No es la primera vez que las Fuerzas Armadas colaboran en la lucha contra el terrorismo, pero nunca con la "visibilidad" que tendrán en el dispositivo de seguridad diseñado para estas Navidades. Si hasta ahora se las relegaba a la vigilancia de objetivos aislados, lejos de los núcleos de población, ahora estarán presentes en instalaciones con gran afluencia de público en el interior de áreas urbanas.

Ya ayer por la mañana, algunos ciudadanos se mostraron sorprendidos al encontrar militares en el aeropuerto de Barajas o la estación de Atocha, aunque se trataba de patrullas de reconocimiento, pues el despliegue estaba previsto realizarlo entre la noche de ayer y el mediodía de hoy.

El secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, que dirige el dispositivo, ha coordinado con el secretario de Estado de Defensa, Francisco Pardo, la asignación a las Fuerzas Armadas de una treintena de objetivos estratégicos, entre los que figuran grandes infraestructuras de transporte, como aeropuertos y estaciones de tren, y energía, como centrales nucleares.

El jefe del Estado Mayor de la Defensa, general de Ejército Félix Sanz, como mando operativo de las Fuerzas Armadas, ha dictado una orden para poner en marcha la Operación Romeo Mike Reforzada, en la que participarán en estas Navidades unos 4.740 militares, en tres turnos sucesivos de unos 1.580. El grueso de los militares, 1.500 por turno, pertenecen a la Fuerza de Maniobra del Ejército de Tierra, la Infantería de Marina y las escuadrillas de zapadores paracaidistas y apoyo al despliegue del Ejército del Aire. Los 80 restantes son cuadros de mando en funciones de control y coordinación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Operación Romeo Mike original se puso en marcha tras la matanza del 11-M y el atentado frustrado contra el AVE. En los últimos meses se había ido reduciendo hasta limitarse a la vigilancia de la línea de alta velocidad por parte de unos 300 militares. Con el nuevo plan, la vigilancia del AVE se duplica y el dispositivo se extiende, especialmente en toda la zona centro, este y sur de España, incluidas las islas Canarias.

Los militares estarán en los accesos y el perímetro exterior de aeropuertos o estaciones de tren, no en el interior, y su papel será meramente "disuasorio" frente a eventuales terroristas. Los mandos de las Fuerzas Armadas eran partidarios de constituir "patrullas mixtas", en las que un miembro de la policía o la Guardia Civil acompañase a los militares, ya que estos carecen de la condición de agentes de la autoridad y no pueden arrestar u obligar a identificarse a un sospechoso.

Sin embargo, Interior ha preferido que los militares patrullen en solitario, aunque en estrecha coordinación con las Fuerzas de Seguridad del Estado, a las que deberán avisar de inmediato de cualquier hecho anormal.

Con ser el aspecto más novedoso, la Fuerzas Armadas tendrán un papel limitado en el plan que se puso en marcha ayer y se prolongará hasta el 8 de enero. El grueso de la tarea recaerá en 28.500 policías y 36.800 agentes, prácticamente la mitad de la plantilla de ambos cuerpos. Además, por vez primera, se contará con las policías locales y autonómicas y con los guardias privados.

El delegado del Gobierno en Madrid, Constantino Méndez, se reunió ayer con los responsables de la Jefatura Superior de Policía y de la Comandancia de la Guardia Civil, a quienes explicó que ha enviado una carta a los alcaldes de los 25 municipios de la región con más de 30.000 habitantes instándoles a que sus policías locales cooperen con las Fuerzas de Seguridad del Estado. En la capital, los guardias municipales vigilarán el metro y los intercambiadores de transporte junto al Cuerpo Nacional de Policía, que ha movilizado en Madrid a unos 2.400 agentes.

Los mandos policiales se reunirán también con los responsables de seguridad de las grandes superficies comerciales y de eventos multitudinarios para coordinar las medidas de vigilancia.

En Cataluña, los efectivos implicados en el dispositivo ascienden a 5.000, entre policías nacionales, policías locales, militares y Mossos d'Esquadra, según explicó el delegado del Gobierno, Joan Rangel, tras una reunión extraordinaria de la Junta de Seguridad, informa Adrián Foncillas.

Miembros de las fuerzas de seguridad del Estado custodiaban ayer la estación de Atocha, en Madrid.
Miembros de las fuerzas de seguridad del Estado custodiaban ayer la estación de Atocha, en Madrid.GORKA LEJARCEGI

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_