_
_
_
_
Reportaje:

A clase en Navidad

Camas (Sevilla) abre un colegio durante las vacaciones para los hijos de padres trabajadores

Margot Molina

Aunque Isabel está de vacaciones de Navidad, como un millón y medio de estudiantes andaluces, se levantó ayer para ir al colegio. Su madre fue a despertarla a la hora de siempre, las ocho de la mañana, pero Isabel estaba ya lista y sin el más mínimo atisbo de pereza, más bien todo lo contrario, estaba deseosa de llegar al cole.

Isabel Acedo tiene cuatro años y estudia 2º de Primaria en el Colegio Público Juan Rodríguez Berrocal de Camas (Sevilla), ella es uno de los 32 niños que durante estas vacaciones de Navidad seguirán asistiendo a clase porque sus padres trabajan y no pueden ocuparse de ellos. "Me gusta venir para jugar y mi hermano, que es mayor, también viene", aclaró ayer Isabel en su primer día de colegio durante las vacaciones. Javier Acedo, que tiene ocho años y está en 3º de Primaria, asiente a su lado. "Aquí me divierto más. En mi casa juego a la play station y cuando me canso me voy a la calle", dice Javier para volver inmediatamente a sus ocupaciones en el patio del colegio: quiere ser futbolista y profesor de Educación Física y está entrenando para ambas.

Más información
Una idea con vocación de permanencia

La iniciativa partió el pasado año de la Asociación de Padres de Alumnos (APA) del Colegio Juan Rodríguez Berrocal y cuenta con el apoyo de la delegación de Educación del Ayuntamiento de Camas. La campaña Colegio abierto en Navidad está dirigida a todos los escolares de Primaria del municipio sevillano, no sólo a los matriculados en el centro en el que se celebra, y ofrece actividades lúdicas a los más pequeños, desde los 3 hasta los 12 años. La campaña comenzó ayer con 22 niños, pero están matriculados 32 que se irán incorporando según las necesidades de sus padres. El colegio permanecerá abierto desde las nueve de la mañana hasta las dos de la tarde aunque, a diferencia de una jornada lectiva, los niños pueden llegar y marcharse cuando sus padres quieran. Desde ayer y hasta el 7 de enero, el colegio se convertirá en un salón de juegos.

"Han llegado casi todos a las nueve en punto y venían muy contentos, con ganas de hacerlo todo a la vez", explicó ayer Ángeles Aguilar, una de las monitoras de Educación Infantil que participa en la campaña. "También estuve el año pasado, entonces se apuntaron 15 niños y como la experiencia fue buena casi todos repiten estas Navidades", asegura Ángeles mientras supervisa los trabajos con materiales reciclados que están haciendo los niños. A su lado Luna, otra de las asistentes más pequeñas, muestra con timidez y cierto orgullo su Belén en los que las figuras son envoltorios de queso en porciones.

"Mi padre es albañil, está para arreglar las cosas que se rompen en el hotel, y mi madre trabaja en una tienda de cosas para adornar", explica Juan José García, de siete años y alumno de 2º de Primaria, que está encantado porque estos días podrá hacer nuevos amigos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Álvaro Martínez, de 10 años y estudiante de 5º de Primaria, era ayer el mayor del grupo y no dudó ni un momento responder que ir al colegio de Navidad es mucho mejor que el resto del año. "Educación Física es lo que más me gusta, pero la verdad es que yo no quiero estudiar, no hay ganas, prefiero trabajar con mi padre a la carnicería", asegura mientras se prepara para jugar a los bolos en el patio con la ayuda de Esther Nogueira, otra de las monitoras.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Margot Molina
Ha desarrollado su carrera en El PAÍS, la mayor parte en la redacción de Andalucía a la que llegó en 1988. Especializada en Cultura, se ha ocupado también de Educación, Sociedad, Viajes y Gastronomía. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado, entre otras, la guía de viajes 'Sevilla de cerca' de Lonely Planet.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_