Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un libro desmenuza 'canción a canción' todos los temas de Serrat

"Es un poeta que canta", dice Luis García Gil

En las últimas semanas, el nombre de Joan Manuel Serrat ha estado en boca de todo el mundo por problemas de salud. Ahora, solucionado favorablemente ese mal trago, parece llegado el momento de retomar una vez más la imagen del cantautor barcelonés desde su faceta poética y musical. El libro Serrat, canción a canción (editado por Ronsel) pretende, como su título bien indica, repasar de forma exhaustiva toda la obra de Serrat bajo la mirada crítica y documentada del poeta gaditano Luis García Gil.

"Más que complacer a Serrat, quería poner en primer plano sus canciones", explica Luis García Gil. "En el mercado hay diversas obras sobre Serrat, pero todas son biográficas, casi hagiográficas, o lo presentan desde un prisma generacional con el franquismo como telón de fondo. Yo tengo 30 años, no he vivido esa época y quería proponer una visión diferente. Quería reivindicar las canciones, comentarlas y poder explicar de dónde viene cada una o cuáles son sus influencias, sus fuentes literarias. Además, creo que el mercado demanda obras de este estilo que se alejen de las biografías al uso. La gente está ávida de lecturas que analicen las canciones, sobre todo cuando tienen la carga poética de éstas".

Luis García Gil (Cádiz, 1974) ha diseccionado una a una todas las canciones que Serrat ha editado a lo largo de su larga carrera, tanto las que han salido de su propia pluma como las que ha tomado de diversos poetas. García Gil no duda al calificar a Serrat como poeta. "Serrat es un poeta que canta", afirma contundente. "En Francia, es algo muy normal que Brassens aparezca en colecciones de poesía pero aquí no es así. De todas formas, hay pocos casos en la canción española a los que se les pueda aplicar el nombre de poetas. En el caso de Serrat, es importante su poesía, es un autor que cuida mucho sus textos, pero también lo es la popularización de otros poetas a los que ha cantado y con los que se ha identificado plenamente. Cuando Serrat canta a Machado, Hernández o Salvat Papasseit, se trata de una unidad total de destino y no de puro oportunismo".

En su libro, García Gil ha querido enfatizar la obra de Serrat por delante de su propia persona aunque siempre relacionando cada trabajo con las circunstancias en las que nació. "He buscado ante todo la objetividad. No se trata de una biografía sino de un estudio de las canciones, así que era necesario hablar de las partes buenas y también de las más oscuras y no pasar por alto, como suele suceder, sus altibajos creativos o la franca decadencia en las composiciones de la última década. Era necesario decir en cada disco qué canciones eran buenas y cuáles no y, sobre todo, el porqué". A pesar de esa crítica , el libro ha contado con la aprobación del propio Serrat. "No quería una autorización suya oficial porque hubiera podido comprometer la credibilidad de lo escrito pero le envié un adelanto del libro y me hizo llegar su agradecimiento por el esfuerzo. Ahora, con el libro acabado, no sé qué pensará".

Reinventarse

García Gil explica que lleva escuchando las canciones de Serrat desde que era un niño y, lógicamente, tiene sus predilectas. "Los años 1970 y 1971, en los que compuso 29 canciones y puso música a León Felipe. Es la época de los discos Serrat 4 y Mediterráneo. Después ha ido evolucionando y ha demostrado que podía reinventarse a sí mismo. De esa evolución me parecen interesantes los primeros años de la década de 1980, en los que afronta un trabajo mucho más ético".

A Luis García Gil, como a casi todo autor, al ver su libro en la calle le hubiera gustado cambiar algunas cosas. "Posiblemente, ahora le daría más caña a la época de decadencia creativa de los años noventa, creo que me he quedado corto, pero tampoco quería destruir una imagen real de gran creador".

La poesía, la copla y la 'chanson'

La palabra poesía está constantemente en la boca de Luis García Gil, lógico al tratarse de un escritor con dos libros de poemas publicados. Es, precisamente, esa palabra la invocada al buscar las razones para invertir cuatro años en la confección de este libro. "Como poeta me interesa la poesía cantada", afirma. "Además, como autor, Joan Manuel Serrat está muy influido por la poesía. Cuando le impacta Antonio Machado no se nota sólo en los poemas a los que pone música, toda su escritura de ese momento está influida por Machado. Esos puntos son los que he querido destacar en el libro. Como la influencia de la copla o de la chanson francesa".

Es ésta una influencia que García Gil considera muy importante: "Creo muy interesante que la gente sepa, por ejemplo, que Jacques Brel ha sido una poderosa influencia en muchas de las canciones de Serrat. Igual que gracias a Serrat muchos han leído a Hernández o a Machado, es interesante que sepan que si les gusta Serrat también les gustará Brel, y que lo escuchen".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de diciembre de 2004

Más información