Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OLIMPISMO

El Parlamento catalán, sin Carod, apoya por unanimidad Madrid 2012

La candidatura olímpica de Madrid 2012 obtuvo ayer el apoyo unánime del Parlamento catalán en un pronunciamiento que sucede al realizado la semana pasada por el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall.

La moción obtuvo el voto favorable de los 119 diputados presentes en el hemiciclo, pertenecientes a todos los grupos. Entre los ausentes, sin embargo, destacó que se contara el líder de Esquerra Republicana (ERC), Josep Lluís Carod. Oriol Amorós, diputado de ERC, expresó "la plena simpatía" de su partido hacia "los anhelos del pueblo de Madrid" para conseguir la nominación olímpica y justificó en esa simpatía el apoyo de su grupo parlamentario a la moción.

El pronunciamiento de la Cámara catalana es un nuevo gesto político con el que se persigue borrar la mala impresión provocada por las palabras de Carod sugiriendo no dar apoyo desde Cataluña a Madrid 2012 como respuesta al rechazo de las autoridades deportivas españolas al reconocimiento internacional de las selecciones deportivas catalanas.

Ambas cuestiones estuvieron mezcladas en el debate. El apoyo a Madrid 2012 se introdujo como enmienda conjunta de los tres partidos de la izquierda catalana a la moción, presentada por CiU, con el fin de que se ratificara por el Parlamento el apoyo a las selecciones catalanas. Esta parte de la misma se aprobó con el voto en contra de los 14 diputados del PP.

De la misma manera que no tenía inconveniente en expresar la simpatía por el anhelo olímpico de los madrileños, Amorós afirmó en el debate: "Nos gustaría que [también ellos] la tuvieran para los anhelos de los deportistas catalanes" que quieren ver reconocidas internacionalmente sus selecciones.

El nacionalista Francesc Homs explicó el voto favorable de CiU como un gesto de responsabilidad. "Tal como han ido las cosas", dijo refiriéndose a la polvareda levantada por la sugerencia de Carod y el posterior lanzamiento de una campaña contra el consumo de productos catalanes, "conviene que este Parlamento diga que no tiene inconveniente alguno en que los Juegos Olímpicos de 2012 vayan a Madrid".

Los socialistas vincularon el apoyo a Madrid 2012 a los atentados del 11-M. "El pueblo de Madrid merece y necesita los Juegos para superar el trauma", dijo el diputado Josep Casajoana.

Entre los ausentes se contaban Maragall, que no acostumbra a participar en las votaciones; el presidente del grupo del PP, Josep Piqué, que se hallaba en una sesión del Senado, y Carod. Éste último sí estaba en el Parlamento y participó en otras votaciones, pero no asistió al debate de la moción a pesar de que días atrás reconoció que cometió una error cuando "reaccionó en caliente" contra Madrid 2012 tras el rechazo al reconocimiento internacional de la federación catalana de hockey sobre patines.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de diciembre de 2004