Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex presidente de Eurobank irá a juicio por estafa y delito societario

El fiscal pide seis años de prisión para Pascual

Eduardo Pascual, ex presidente de Eurobank, se sentará en el banquillo de los acusados por estafa, delito societario y falsedad documental a un ex socio suyo en la empresa BCG Comercio Exterior. El Juzgado de Instrucción número 3 de Barcelona ha ordenado la apertura del juicio oral, en el que también comparecerán como acusados Delfina Fulladosa y Alexandre García Calvo, administradores de BCG. Por el momento, se mantiene la situación de libertad provisional para los acusados y se designa como responsable civil subsidiaria a Eurobank.

En este procedimiento, abierto en el año 1999 tras una denuncia del empresario Carlos Bosh, la fiscalía de Barcelona solicita seis años de prisión y una indemnización de 6,79 millones de euros al ex presidente de Eurobank por un delito societario y de estafa.

En 1999, Carlos Bosch, propietario de Barcelona Consulting Group, dio entrada a Eurobank en BCG División de Comercio Exterior, dedicada a la importación de pescado. Cuando la entidad bancaria se hizo con su control, los acusados hicieron una serie de acciones encaminadas a perjudicar a la sociedad, "en beneficio del banco y de sus filiales", hasta que BCG quedó inoperante, según el escrito de la fiscalía.

Concretamente, según el relato de la acusación particular del empresario, el banco se comprometió a aportar créditos por valor de tres millones de euros a la empresa, que acababa de lograr un importante contrato, y, una vez formalizada la operación, Bosch fue destituido como administrador, y su empresa, desmantelada.

La administradora designada por el banco, Delfina Fulladosa, y su sustituto, Alexandre García Calvo, también acusados en el proceso, cancelaron los créditos de BCG con la banca (excepto los de Eurobank), cambiaron su sede y traspasaron sus activos a la compañía Santayana Desosa, una inmobiliaria de Eurobank.

Posteriormente, el banco ejecutó las garantías hipotecarias de los créditos concedidos a BCG para quedarse con los inmuebles propiedad de Bosch y de su esposa con la supuesta intención -según las acusaciones- de burlar las exigencias a Eurobank del Banco de España, quien no pudo tampoco detectar la compra del 60% de BCG, a través de Santayana Desosa.

El querellante siguió la pista de Santayana Desosa, que cambió su nombre por el de Atlantic Pesca 2002 y que antes había traspasado su actividad a Progresion Orion, filial de Norton Life (una de las tres mutuas de Eurobank).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de diciembre de 2004