Reportaje:LA INMIGRACIÓN POR DISTRITOS | Latina

Un lugar distante

El distrito más poblado de Madrid es también uno de los que más inmigrantes han acogido desde 2003

Es mediodía y hace frío. Una joven espera sentada en un banco en el parque de Aluche a que su hijo salga del colegio como todos los días desde hace dos meses, cuando esta panameña de 26 años llegó a Madrid para reencontrarse con su marido. Se llama Yesenia y todavía no ha encontrado trabajo. Se siente sola. Todo es nuevo y distante. Otras costumbres, otras caras, todo "muy diferente" a lo que ella estaba habituada en su país tropical. Sobre todo el ir y venir diario de miles de personas, como ocurre en el intercambiador de Aluche, a sólo un paso de su vivienda, en la calle de Ocaña.

El intercambiador es un lugar estrátegico para los vendedores del llamado top manta, en su mayoría subsaharianos que ofrecen discos y películas pirata a la vez que vigilan si la policía está cerca. Allí confluyen una línea de metro, otra de cercanías y 36 líneas de autobuses, lo que lo convierte en el lugar más transitado de Latina, el distrito más poblado de la capital (260.797 habitantes censados).

Uno de cada tres escolares es de origen extranjero en los colegios públicos
Más información
De Aluche a Varsovia en furgoneta
Del idioma de gestos, al castellano bien escrito
El coste de vivir la Navidad lejos de casa

De ellos, 35.652 personas, el 13,7% del vecindario, son inmigrantes. Casi un tercio (11.092) vive precisamente en el barrio de Aluche, donde ya es el 14,2% de la población. Un porcentaje que supera el barrio de Puerta del Ángel, donde la población inmigrante es el 17,8% del total, aunque allí vivan 3.000 personas menos (8.086). Lo contrario ocurre en el barrio de Las Águilas, el más poblado del distrito, con más de 53.000 personas y donde, a pesar de que allí viven 5.467 inmigrantes, sólo representan el 9,3% de la población.

Y es que cada vez llegan más extranjeros a Latina. Sólo entre el 1 de julio de 2003 y de 2004, 4.090 inmigrantes se dieron de alta en el Padrón. Entre las mismas fechas 3.341 españoles se dieron de baja, nada fuera de lo común si se tiene en cuenta que dos de cada cuatro vecinos tiene más de 65 años. Los inmigrantes evitan así el lento despoblamiento del distrito.

Aunque vive prácticamente rodeada de extranjeros, Yesenia todavía no ha conocido "a ningún compatriota" desde que llegó. No es de extrañar, ya que los panameños censados son tan pocos en la capital que ni siquiera aparecen como una nacionalidad diferenciada en el Padrón municipal.

No es el caso de otros inmigrantes en Latina. Casi dos tercios son ecuatorianos (11.652), colombianos (3.828) y peruanos (2.794), las tres comunidades más representadas en casi todos los distritos de la capital. Pero en Latina, además, llama la atención la fuerte presencia de dominicanos (1.572 personas) y, sobre todo, de polacos, que con 1.165 personas censadas superan con creces su presencia en otros distritos.

Pero el nuevo entorno no es fácil. En Latina la tasa de paro es de un 6,57% (8,53% para las mujeres). La mayoría de los inmigrantes trabaja en empleos no cualificados como, por ejemplo, en el sector de la construcción. Es el caso de Braulio, el marido de Yesenia. Él es boliviano y, después de más de 25 años trabajando en las obras de la ciudad de Panamá, hace un año que lo hace en las de Madrid.

El sueldo de Braulio es de 800 euros al mes, "suficiente", según su esposa, para el alquiler de la habitación en la que viven con su hijo. Por ella pagan 300 euros al mes, pero a cambio de compartir el piso con otras dos familias más.

Latina no es el distrito más caro para vivir de Madrid: el precio medio del metro cuadrado es de 3.393 euros (un 18% más caro que hace un año). Pero, al igual que ocurre en muchas otras zonas de la capital, es común que los inmigrantes compartan vivienda entre muchos para afrontar los gastos.

Yesenia está "contenta" con el barrio. "Es tranquilo y las cosas no son muy caras por aquí", comenta, pero quien "mejor está" es su hijo Jason, de ocho años. Va al colegio público Costa Rica, en Aluche. Es "el nuevo", como dice para explicar que todavía le falta "un poco" para integrarse plenamente en su nuevo entorno. Y eso que él no es precisamente un alumno exótico en su escuela: el 54,91% de sus compañeros es inmigrante. Esta cifra es superior a la media del distrito, que es de un 31,07% de alumnos inmigrantes matriculados en los 20 colegios públicos de Latina.

Por contra, el porcentaje de niños extranjeros en las escuelas concertadas es de sólo un 13,57%. Sin embargo, este dato debe precisarse: en Latina dos tercios de los niños en edad escolar están matriculados en colegios concertados (12.434), mientras que sólo 6.524 lo están en escuelas públicas.

Ajeno a estas diferencias, Jason todavía se está adaptando a Madrid, como su madre. Hace dos meses que ha llegado y ya se alegra cuando piensa en volver a Panamá. "El próximo enero me voy a ver a mis abuelos y a mis amigos", dice con una gran sonrisa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS