Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LA INMIGRACIÓN POR DISTRITOS | Latina

De Aluche a Varsovia en furgoneta

Más de 260.700 personas viven en Latina, el distrito más poblado de la capital. De ellas, 35.652 son inmigrantes, el 13,7% del total. Más de 4.000 llegaron entre el 1 de julio de 2003 y el 1 de julio 2004, cifra sólo superada por Carabanchel y Puente de Vallecas. Evitan que Latina se vaya despoblando lentamente, ya que en el mismo periodo más de 3.000 españoles abandonaron el distrito, el de mayor número de ancianos de la capital. Los nuevos vecinos han traído otras costumbres a este barrio, que tiene en el intercambiador de Aluche su punto neurálgico: allí, cada domingo, cientos de polacos intercambian noticias de su país, y, a sólo un paso, una galería de alimentación atrae a inmigrantes de todo Madrid que hacen allí su compra navideña.

Los domingos por la mañana, frente a la estación de metro de Aluche, sólo se habla polaco. Desde hace nueve años, los naturales de Cracovia, Varsovia o Lublin que residen en Madrid y en el resto de la región acuden hasta este mercadillo sobre ruedas (los puestos son furgonetas), donde se venden productos típicos de Polonia. Pero sobre todo se acuerdan envíos de paquetes, e incluso se hacen contactos de trabajo.

Los puestos móviles se disponen en dos hileras enfrentadas. Por el camino central van y vienen polacos -es extraño ver a alguien de otra nacionalidad allí- con paquetes perfectamente embalados y dispuestos a encontrar al portador que llegue hasta su ciudad o su pueblo. Dependiendo del destino, hay furgonetas repletas hasta el techo, y otras con apenas dos bultos.

MÁS INFORMACIÓN

Aquí se vende de todo, aunque está prohibido desde cerveza polaca, al tan afamado entre esta comunidad vodka blanco, pasando por salchichas y por el típico kielbasa (un salchichón de carne de cerdo y ternera ahumados). Pero se hace con sigilo y mucho disimulo. Los vendedores, conscientes de la presión de la policía que patrulla la zona, esconden la comida, pero sobre todo la bebida en los huecos interiores de sus furgonetas. Una mujer de 32 años, que junto a su marido vende, en teoría, sólo revistas y periódicos de Polonia -"lo que busca la gente sobre todo son los periódicos Angora y Politika", afirma-, niega cuando se le pregunta si comercia, además, con alcohol. "No, nada más tengo prensa", dice, al tiempo que su esposo, en la parte posterior, vende dos latas de cerveza por tres euros.

Un policía municipal que patrulla la zona sabe que aquí se trapichea, pero reconoce que es muy difícil acabar con esta situación, porque lo hacen a escondidas. "Al menos ya no se emborrachan ni venden comida en mal estado, como pasaba hace unos años", explica el agente, que relata cómo antes casi todos los domingos, tras la comilona, se armaban peleas entre compatriotas. "Ahora ya están más calmados", sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de diciembre de 2004