Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Sobre constituciones, retos y aventuras

En febrero nos quieren convertir a los españoles en los europeos ejemplares por enseñar a los demás que somos los más fervientes partidarios de algo que no conocemos, es decir, la Constitución europea. Vaya por delante que somos bastantes los que ya hemos decidido ir a votar en favor de esta Constitución que, como no podía ser de otra forma, no nos parece ni la ideal ni la mejor posible. Sí nos parece la mejor opción que se nos ofrece tras hundirse las últimas resistencias a ciertos desequilibrios que países como el nuestro pueden lamentar en el futuro si resulta que el amor que nos profesan algunos socios mayores no es tan firme ni perenne como aseguran nuestros gobernantes. Pero ya no importa si no se pudo o no se quiso intentar preservar posiciones más cautelosas porque se ha impuesto la certeza de la existencia del bien y la generosidad absolutos y que ambos son oriundos de Berlín y París.

Habrá que votar con un sí a la constitución, con entusiasmo o sin él. Aunque solo fuera porque la alternativa sería un desastre. No una tragedia, pero sí un desastre. Y hay que animar a todo el mundo a votar -afirmativamente- porque el desastre es posible y lo es por la ocurrencia de someter la ratificación de la Constitución a referéndum, cuando tenemos un Parlamento recién estrenado al que nadie puede seriamente negar legitimidad y potestad para confirmar el compromiso español con la Carta Magna europea. Como no hay jardín en el que no entremos últimamente, quedan diez semanas para movilizar al electorado y convencerle, no ya para la imposible empresa de leerse y valorar la Constitución, sino de que se levante otro domingo para volver al colegio electoral. No debe extrañar que en esta situación surjan ideas peregrinas como la del Gran Hermano o la conversión a la militancia europeísta de "personalidades de la cultura" que hace quince años insultaban a los polacos, a Vaclav Havel y a los alemanes orientales por quererse unir a la "globalización salvaje" y aun hoy son tiernos compadres de Castro y Chávez.

Quizás no baste con este despliegue de imaginación. Tal como anda el patio político y el prestigio que parecen haber obtenido las sectas en los dos grandes partidos, no es improbable -quizás necio, pero no improbable- que parte de los votantes del PP opten por la abstención o el no para no ayudar a un éxito del referéndum que el Gobierno pudiera atribuirse. Tampoco parece probable que el Gobierno arrastre a las masas a las urnas a no ser que realmente presente la consulta como un plebiscito, lo que no parece muy conveniente. El PP tendrá que convencer a sus electores argumentando que la Constitución europea, un Tratado entre Estados, hace inviables los experimentos secesionistas en marcha en Cataluña y el País Vasco. No será fácil cuando todos son testigos de que una Constitución mucho más explícita en la defensa de la unidad nacional, fuerte y ratificada por una inmensa mayoría, la Española de 1978, sufre contínuos embates, cuestionamientos y planes de voladura más o menos controlada. El Partido Socialista habrá de convencer a los suyos de que es buena una Constitución que rechazan todos sus socios en Barcelona y Madrid. En fin, que con el ambientazo de estos últimos meses, habría sido todo más fácil de resolver entre parlamentarios que entre radioyentes.

El pasado sábado, en el Recinto Ferial de Madrid, no lejos de donde delegados de Izquierda Unida limaban asperezas en su búsqueda del cuadro ideal para la lucha final, cientos de ciudadanos de toda España aplaudían al ministro del Interior, Antonio Alonso, y al dirigente del PP en Estrasburgo, Jaime Mayor Oreja, por reafirmar lo que debiera ser obvio, la necesidad de que los dos grandes partidos actúen juntos en la lucha de todas las "cuestiones de Estado". Entre las primeras figuraría la preservación del Estado mismo. Estos ciudadanos exigían a PSOE y PP responsabilidad y fin a la orgía de sectarismo, el a la Constitución europea y también, y ante todo, a la española. Alex Vidal Cuadras y Josep Borrell clausuraron el acto y por lo que dijeron estaban de acuerdo. ¡Ojalá vivieran más cerca!

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de diciembre de 2004