Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU pide a los iraquíes que acudan a votar en las elecciones del 30 de enero

El Gobierno interino de Bagdad dice que aplazar los comicios sería "un guiño a los terroristas"

El representante de Naciones Unidas en Irak aprovechó ayer la presentación de su evaluación con vistas a las elecciones para hacer un llamamiento a la participación del pueblo iraquí en los comicios, previstos para el 30 de enero y, en esta línea, pidió que se haga "todo el esfuerzo posible" para promover el diálogo y la reconciliación de las partes enfrentadas. El Gobierno interino iraquí reiteró ante el Consejo de Seguridad que si se aplazan las elecciones, "se verá como un guiño hacia los terroristas". El embajador de EE UU ante la ONU pidió, por su parte, el envío urgente de más tropas.

El representante iraquí, Samir Shakir Mahmod, calificó de "justa" la evaluación realizada por el representante de la ONU en Irak, Ashraf Qazi, en el segundo informe de evaluación tras el traspaso oficial de poder, el pasado mes de junio. Pero se mostró reticente con la parte del informe que se refiere a los intentos de boicoteo o de retraso de las elecciones, a pesar de que la ONU no ponga en cuestión la fecha prevista para los comicios. "Los que claman el aplazamiento no están al mismo nivel que los que quieren participar", advirtió el representante iraquí, y dijo: "Tenemos la obligación política y legal de mantener el calendario".

"La gran mayoría del pueblo iraquí espera que las elecciones tengan lugar en la fecha prevista", remachó. "El boicoteo fracasó en otros países en proceso de transición hacia la democracia e Irak no debería ser una excepción". El representante de Kofi Annan en Irak advirtió sin embargo de que "algunos segmentos importantes de la población se sienten excluidos" del proceso político. "Es un hecho que la opinión pública sigue polarizada", reiteró.

Qazi dijo que "es imperativo que se haga todo el esfuerzo posible para promover el diálogo, el compromiso y la reconciliación entre los iraquíes" para conseguir que los grupos al margen se integren al proceso político. En caso contrario, sugirió Qazi, "existirá en peligro real para el proceso de transición". A esta división se le suma la situación de seguridad que se viven en algunas zonas del país, "que continúa siendo difícil".

Extrema brutalidad

Qazi calificó la ola de violencia "de extrema brutalidad y de naturaleza indiscriminada". Para la ONU, la seguridad es una cuestión clave para garantizar que las próximas elecciones sean "creíbles e inclusivas". "Es el mayor obstáculo para hacer avanzar el proceso de transición", advirtió el diplomático paquistaní, antiguo embajador en EE UU, a la vez que dijo que "Irak se está acercando a un momento clave en el proceso de transición política".

El embajador de EE UU ante la ONU, John Danforth, en nombre de la fuerza multinacional en Irak, dijo que se está haciendo lo posible para crear las condiciones "que permitan unas elecciones libres y justas". Y se comprometió a dar cobertura al personal de la ONU que se desplace para preparar el proceso electoral. Pero dijo que "una mayor presencia de la ONU es esencial para el éxito de las elecciones". Danforth instó al resto de países donantes a aportar tropas "a tiempo para los comicios".

"No somos ajenos a la situación de seguridad y estamos preocupados", dijo el embajador iraquí. Pero a renglón seguido pidió a la ONU que no utilice esta cuestión como excusa para evitar movilizar un contingente mayor. La presencia actual, continuó, "no es suficiente para jugar el papel de liderazgo" que le confirió el Consejo de Seguridad.

Qazi concluyó diciendo que "a pesar de los problemas actuales, Irak posee el capital humano para reconstruirse" con el apoyo de la Comunidad Internacional. Y en este sentido, el representante de Annan reiteró el compromiso de la ONU para facilitar el proceso de transición. "Todos queremos que haya una mayor presencia de la ONU", dijo Qazi, que el viernes se reunió en Washington con el número dos del Departamento de Estado norteamericano, Richard Armitage. El próximo jueves, Kofi Annan tiene previsto mantener un encuentro con el secretario de Estado, Colin Powell, y su sucesora, Condoleezza Rice, para analizar la situación en Irak.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de diciembre de 2004