Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria propone una subida media de la tarifa eléctrica del 1,71% en 2005

El aumento, alejado de las demandas de las compañías, supera dos décimas al de este año

El Ministerio de Industria ha propuesto una subida media de las tarifas eléctricas del 1,71% el próximo año. La propuesta, alejada de las demandas de las compañías, ha sido enviada ya a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) para su examen. Aunque la subida no está cerrada, ya que el ministerio recibirá las opiniones de las empresas y de la CNE antes de su aprobación, fuentes del Gobierno creen que el incremento definitivo, que se concretará en el último Consejo de Ministros del año, no se alejará de la propuesta. El año pasado, la subida fue del 1,5%.

La subida de la luz para el próximo año, algo que afecta a 22 millones de usuarios, será la tercera consecutiva de los últimos ejercicios. La media de incremento para 2005, un 1,71%, se ajusta a lo pactado en su día por el Gobierno del PP con las compañías eléctricas y que prevé subidas máximas de un 2% en la tarifa eléctrica hasta el año 2010 en función de factores como la demanda o los tipos de interés.

En la actualidad, y pese a que en los últimos meses se ha acelerado el proceso, poco más de 300.000 usuarios (domésticos e industriales) se han acogido a la posibilidad de contratar el suministro en el mercado libre, una opción que está abierta a todos los usuarios desde enero de 2003.

El porcentaje de subida propuesto por el departamento que dirige José Montilla está muy alejado de las peticiones de las compañías eléctricas, que llegaron a pedir incrementos de hasta el 6% para, entre otras cosas, hacer frente a las inversiones que requiere la mejora de la red de distribución, con dificultades para garantizar la calidad del suministro.

Primera gran decisión

La subida, que es la primera gran decisión del nuevo Gobierno para el sector, puede calificarse de transitoria porque uno de los planes de los nuevos responsables de Industria es examinar en profundidad todos los componentes de la tarifa eléctrica (desde la moratoria nuclear a los costes de transición a la competencia, pasando por las repercusiones de Kioto o los costes reales de la energía nuclear) para, en su caso, reestructurarla. La elaboración del Libro Blanco de la Generación Eléctrica, anunciada por el Ministerio de Industria, responde a ese propósito. El resultado del examen se verá, en cualquier caso, el año próximo.

La subida, que deja ya muy atrás el proceso de rebajas de tarifas continuadas que puso en marcha el PP coincidiendo con el proceso de liberalización y mayor competencia en el sector iniciado en 1997, se producirá en un contexto de menor crecimiento de la demanda (aumento del 5,8% en 2003), con aumentos que rondan ahora el 4%, pero cuando no han desaparecido los temores a los apagones. Éstos se deben en buena parte al estado de la red de distribución, que necesita inversiones urgentes. Las empresas reclaman, precisamente, una mejora en la retribución de la distribución (actividad que está regulada), y el Gobierno, a través del Ministerio de Industria, se ha mostrado de acuerdo en revisar ese punto. Porque el concepto que gana importancia día a día es el de garantía de potencia, es decir, tener siempre disponibles las instalaciones necesarias para atender la demanda, sea ésta la que sea, en las condiciones más adversas. Ese concepto, señalan todas las fuentes consultadas, cuesta dinero y acabará por tener más reflejo en la tarifa eléctrica.

En estudio

Fuentes de la asociación patronal eléctrica Unesa señalaron que la propuesta del Gobierno se encuentra "en estudio". "Los técnicos están estudiando cómo puede afectar a los ingresos y, sobre todo, hasta dónde se aplica ese 1,71% que propone Industria", dijeron. No obstante, antes del próximo jueves, las eléctricas tendrán que dar una respuesta al Gobierno sobre su postura, que, obviamente, no es vinculante.

El pasado año, la subida decidida por el Gobierno del PP provocó fuertes críticas de los consumidores. Así, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) calificó de "falta de respeto" la subida aprobada y recordó que el Gobierno anunció que la liberalización permitiría rebajar los precios hasta 2005. Las eléctricas, sin euforia, señalaron, por su parte, que la tendencia al alza de las tarifas es positiva para el sector. Frente a las críticas, el Ejecutivo remarcó que, pese a las subidas de los dos últimos años, por debajo de la inflación, los precios de la electricidad habían descendido desde 1996 un 18,5% en términos nominales y más de un 35% en términos reales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de diciembre de 2004