Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

S&P eleva la deuda pública española a la máxima solvencia

La agencia de calificación de riesgo Standard and Poor's (S&P), una de las más importantes del mundo, ha elevado la calificación crediticia de España desde AA+ hasta AAA debido a su "sólida posición fiscal" y a que la economía española ha experimentado una "mejora en su resistencia". Sin embargo, aunque la agencia introdujo una perspectiva "estable" en este rating, también advirtió de que esta calificación podría verse "bajo presión", en el caso de que "una corrección repentina en los precios de la vivienda socave el crecimiento de la economía y las perspectivas de empleo, lo que potencialmente llevaría a un gran deterioro en las cuentas públicas".

S&P subraya la "destacable consolidación fiscal de los últimos años", así como el "férreo control de gastos", lo que sumado al bajo pago de intereses y los firmes ingresos, llevaron a un superávit del 0,3% del producto interior bruto (PIB) en 2003, frente a un déficit del 1,2% en 1999. Asimismo, reconoce que el déficit del 0,7% previsto por el Gobierno para 2004 se debe principalmente a gastos extraordinarios, y que el ratio de deuda en relación con el PIB se ha reducido hasta el 49,6% en 2004, frente al 63,0% de 1999.

El riesgo de la vivienda

La agencia confía en que la prudencia fiscal se mantenga a medio plazo, y cuenta con que la balanza fiscal vuelva a la situación de equilibrio en 2005-2006, así como con que se mantenga la reducción en el ratio de deuda con relación al PIB y llegue al 44% en 2006.

"Las reformas en los mercados de trabajo y de producto han aumentado la resistencia de la economía española en los últimos años, conduciendo a un robusto resultado económico", destacó la agencia, que recordó que el crecimiento del PIB y del empleo han superado las medias europeas durante casi una década.

S&P destaca que la economía española es "capaz de absorber y responder con suavidad a situaciones adversas" y valora positivamente que el Gobierno socialista esté comprometido en proseguir con las reformas laborales y de servicios, destinando más recursos a mejorar las infraestructuras y la tecnología, pero "manteniendo en orden las cuentas fiscales".

Sin embargo, previene de que la fuerte y continuada expansión en los créditos, combinada con el alza de los precios de la vivienda, podría afectar a las perspectivas de crecimiento si se produce una "aguda corrección" en los precios inmobiliarios, si el Banco Central Europeo decide un incremento de los tipos, si bien cree que las posibilidades a corto plazo de que esto ocurra son "bajas". La agencia subió también a AAA la calificación de Instituto de Crédito Oficial, RTVE y la SEPI.

Las buenas noticias ayudaron a que la rentabilidad de las obligaciones a 10 años bajaran ayer dos centésimas hasta situarse en el mínimo anual del 3,61%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de diciembre de 2004