Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OFENSIVA TERRORISTA DE ETA

ETA hace estallar siete bombas de poca potencia en el Día de la Constitución

La policía sospecha que los atentados han sido perpetrados por dos 'comandos'

ETA quiso dejar ayer su sello en el Día de la Constitución con la colocación de siete bombas de escasa potencia que explotaron en otras tantas ciudades españolas. La banda terrorista avisó en esta ocasión con algo menos de una hora de antelación al diario Gara de la colocación de los artefactos en zonas céntricas de Santillana del Mar, León, Valladolid, Ávila, Ciudad Real, Alicante y Málaga, que estallaron casi simultáneamente a las 13.30. Las explosiones apenas causaron daños materiales, aunque en Santillana del Mar y Ciudad Real hubo varios heridos leves, entre ellos una niña de siete años.

Las fuerzas de seguridad ya habían previsto la posibilidad de que hubieran más bombas repartidas por diferentes poblaciones después de haber encontrado el sábado en Almería un artefacto preparado para explotar a las 13.30 de ayer, y tras las bombas que estallaron el pasado viernes en cinco gasolineras de Madrid coincidiendo con el inicio del puente de la Constitución y la Inmaculada.

El primera aviso de ETA se produjo con una llamada a las 12.40 a Gara, anunciando que a las 13.30 estallarían artefactos en Santillana del Mar, Ávila, León y Valladolid. 15 minutos más tarde otro comunicante indicó que también había bombas en Ciudad Real, Alicante y Málaga.

Inmediatamente, la policía acordonó las zonas señaladas. Las bombas explotaron casi simultáneamente a la hora señalada en el aparcamiento público La Robleda de Santillana del Mar; la cafetería Lleras de la calle Burgo Nuevo de León; la cafetería La Banque de la Plaza Mayor de Valladolid; la cafetería La Fortaleza de la Calle de los Reyes Católicos de Ávila; en la cafetería El Peral de la Plaza de España de Ciudad Real; en el paseo marítimo Conde de Vallellano junto a la Explanada de España de Alicante; y en el Parque Málaga, junto a un seto de la Placita de España de Málaga.

En dos casos, la información fue errónea. En Santillana del Mar, el comunicante de ETA dijo que la bomba estaba en un aparcamiento cercano al zoológico de la ciudad, pero la explosión se produjo en otro situado a más de 400 metros. La deflagración produjo heridas a una mujer de 68 años y una niña de siete, que tuvieron que recibir asistencia médica, y otras 13 personas sufrieron afecciones en los tímpanos.

La segunda explosión con heridos se produjo en Ciudad Real, ya que la bomba se activó cuando la policía todavía estaba desalojando la cafetería El Peral, donde estaba situada. Hubo tres heridos leves, dos de ellos policías que participaban en el dispositivo de seguridad.

La policía baraja la hipótesis de que sean dos los comandos que han puesto las bombas, aunque el ministro del Interior, José Antonio Alonso, que compareció en rueda de prensa, no quiso precisarlo. Según las primeras investigaciones, los artefactos llevarían temporizadores eléctricos y una escasa cantidad de explosivo, alrededor de 200 o 300 gramos, como las bombas de Madrid del viernes y la encontrada el sábado en Almería.

Alonso aseguró que ETA sigue manteniendo "capacidad operativa", por lo que la policía continúa en situación de máxima tensión en la lucha antiterrorista. El ministro, en su segunda comparecencia en cuatro días por atentados de la banda terrorista, dijo que "ETA debe abandonar toda esperanza", ya que la sociedad "empujará" desde la firmeza democrática hasta "la disolución y desaparición de la banda terrorista".

Alerta en Madrid

El Cuerpo Nacional de Policía (CNP) desplegó anoche un gran dispositivo en torno a la sede del PP en Madrid, en la calle de Génova, tras recibirse a las 23.45 en el diario Gara una llamada en nombre de ETA que anunciaba la explosión de una bomba para las 00.15 de la madrugada de hoy. Los más de 60 agentes movilizados cortaron el tráfico, cerraron el acceso peatonal y desalojaron los bares y cafeterías en las calles de Génova, Alonso Martínez y Sagasta.

En la operación participaron también seis ambulancias, un helicóptero y perros adiestrados en la búsqueda de explosivos. A la 1.30 de hoy la policía no había localizado ningún artefacto y levantó el amplio cordón de seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de diciembre de 2004