Chirac y Schröder cierran filas ante la próxima cumbre de Bruselas

Francia y Alemania manifiestan coincidencia en todos los temas

El presidente de Francia, el conservador Jacques Chirac, y el canciller federal alemán, el socialdemócrata Gerhard Schröder, cerraron ayer filas ante la cumbre que la UE celebrará el 16 y 17 de diciembre en Bruselas. Ucrania, ingreso de Turquía en la UE, reforma de la ONU, el del Partido Socialista Francés (PSF) a la Constitución europea, en todos los puntos expuestos ante la prensa ayer en Lübeck, en el norte de Alemania, los dos dirigentes pusieron de manifiesto la coincidencia entre Francia y Alemania.

Tras las declaraciones, más propias de unos juegos florales sobre Lübeck, la perla de Europa, o sobre los maravillosos jóvenes alemanes que se esfuerzan en aprender la lengua de Molière, Schröder y Chirac abordaron algunas cuestiones concretas en la conferencia de prensa posterior a su cumbre informal. Los dirigentes de dos países que no cumplen con los criterios del Pacto de Estabilidad de la UE, que exige mantener el déficit público por debajo del 3% del producto interior bruto, se pronuncian por una interpretación más flexible del mismo. En este punto llevó Schrö-der la voz cantante y expuso que espera de la presidencia de Luxemburgo un esfuerzo y una propuesta hacia una mayor flexibilidad. Schröder repitió su cantinela habitual de que el pacto tiene que tener en cuenta el crecimiento y la creación de empleo. Traducido, esto quiere decir que la UE levante la mano y se tolere de alguna forma el incumplimiento de Francia y Alemania.

Sobre el ingreso de Turquía, Chirac llevó la voz cantante y aquí se advierten matices de una posición más dura que la de Schröder. El canciller alemán insiste en que el objetivo es el ingreso de Turquía y el resultado de la negociación debe quedar abierto, pero "no se debe hablar de fracaso, sino de éxito". En su intervención, Chirac declaró que Francia y Alemania tienen interés en una UE fuerte con fronteras seguras y centró en el respeto a los derechos humanos y a la economía de mercado los puntos clave de la negociación con Turquía. Según Chirac, esta negociación durará entre 10 y 15 años, y al final los franceses se pronunciarán en referéndum sobre el resultado. La cuestión de matiz surgió cuando Chirac se refirió a la posibilidad de un fracaso en la negociación si Turquía incumple las condiciones exigidas. El presidente francés advirtió de que en este caso se interrumpe la negociación, pero se debería evitar la separación de Turquía y buscar otra forma de estrechar las relaciones. Esto significa que en ese caso Chirac estaría de acuerdo con la posición de los democristianos alemanes, que quieren una relación privilegiada con Turquía en vez de su ingreso en la UE.

Sobre Ucrania, Chirac y Schröder repitieron los tópicos habituales de los últimos días. Chirac expresó su satisfacción por el de los socialistas franceses a la Constitución europea, tras advertir de que es un asunto interno del PSF. En este punto Schröder se mostró diplomático y dijo que ni siquiera el mejor amigo de Francia puede inmiscuirse en una decisión de política interna.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de diciembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50