NOTICIAS Y RODAJES

'Los olvidados', de Buñuel, se consagra como una obra eterna

Una muestra celebra el reconocimiento del filme como Memoria del Mundo por la Unesco

Violencia y miseria son los dos ingredientes principales de Los olvidados, la magistral película que Luis Buñuel estrenó en 1950. Una exposición en el Círculo de Bellas Artes de Madrid permitirá recordar hasta el 9 de enero este implacable retrato de un grupo de jóvenes condenados a crecer en los arrabales de Ciudad de México.

La muestra conmemora que la película fue reconocida el año pasado con la distinción Memoria del Mundo, que concede la Unesco. Este galardón, con el que se quiere preservar documentos valiosos para la humanidad, sólo ha sido concedido a otra película: Metrópolis, del director alemán Fritz Lang. También forman parte de este programa de la Unesco obras como la partitura de la Novena sinfonía de Beethoven y la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano, publicada en París en 1789.

La exposición ofrece la posibilidad de contemplar los dos finales distintos que rodó Buñuel para su película. El primero, durísimo, que fue el que terminó utilizándose, en el cual aparece en un vertedero el cuerpo sin vida del protagonista, y otro, más suave, que el cineasta aragonés grabó por si era necesario para conseguir estrenar la película.

Tal como recuerda la muestra a través de diversos recortes de prensa, el estreno de Los olvidados desató en México una feroz campaña contra el director, nacionalizado mexicano un año antes, al que se acusó de "sadismo cinematográfico". En la crítica de la película que publicó el prestigioso Ovaciones se comenta que "ya se consumó la ignominia. Buñuel se salió con la suya, con su injusta actitud para con México", y un poco más adelante puede leerse: "Paso a la maldad, paso al derrotismo, puertas abiertas a las nefastas teorías de Sartre, miedo al futuro, odio a la humanidad, desquiciamiento".

El comisario de la muestra y director del Centro Buñuel de Calanda, Javier Espada, recordó que las actitudes respecto a la película cambiaron después de que Buñuel fuera galardonado con el premio a la mejor dirección en el Festival de Cannes. Poco despúes, Los olvidados recibió 11 premios Ariel, concedidos por la Academia Mexicana de Cine, en una ceremonia que sirvió de desagravio.

La muestra incluye además una serie de fotografías impresas sobre lienzo, hasta ahora inéditas, que el propio Buñuel realizó mientras buscaba localizaciones para rodar el largometraje. Las imágenes dejan traslucir el profundo respeto del cineasta ante la inmensa miseria que descubrió en los suburbios de la capital mexicana.

Una carta de Octavio Paz, que fue el principal valedor de Los olvidados en Cannes, un cartel de la película y una serie de paneles explicativos que contienen fotogramas y fragmentos del guión original son otros de los materiales presentes en la exposición. Javier Espada agradeció la colaboración de coleccionistas particulares, así como de la Filmoteca Española, el Instituto Cervantes, la cadena Televisa, los herederos de Luis Buñuel, la Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Embajada de este país en España.

El comisario de la muestra también quiso prevenir de los intentos de "entender" a Buñuel. "A él no le gustaba esa palabra. No es importante si hoy ya se le entiende. Lo importante es si merece la pena transmitir este legado a las generaciones futuras".

Roberto Cobo, que interpreta a El Jaibo, en un fotograma de <i>Los olvidados </i>junto a Estela Inda.
Roberto Cobo, que interpreta a El Jaibo, en un fotograma de <i>Los olvidados </i>junto a Estela Inda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de diciembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50