Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pla exige al PP que cumpla los pactos y respete la AVL

El Consell no ha convocado al líder socialista pese al anuncio en ese sentido de su portavoz

El Consell no había invitado formalmente ayer al secretario general del PSPV-PSOE, Joan Ignasi Pla, a "consensuar una línea común" para el memorándum sobre lenguas cooficiales que el Gobierno español presentará en diciembre ante la UE, tal como el portavoz del Ejecutivo valenciano, Esteban González Pons, anunció el pasado domingo. Tanto el PSPV como Esquerra Unida-L'Entesa mantuvieron sus críticas a la política de Francisco Camps en esta materia. Los socialistas señalaron que están dispuestos a ir juntos en la defensa del valenciano siempre que la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) "marque el camino". Pero Pla exigió a Camps que cumpla los pactos y respete a la AVL.

Un día después de la manifestación que el sábado congregó en Valencia a miles de personas "en defensa de la lengua valenciana y contra la intromisión de Cataluña", convocada por entidades blaveras y de la extrema derecha, el Consell intentó rebobinar. Ante la constatación de que su actuación en toda la reciente polémica sobre la lengua había propiciado el resurgimiento de los grupos que en los años setenta y primeros ochenta protagonizaron la llamada batalla de València, liderados ahora por Juan García Sentandreu, el PP intentaba reconducir la situación con una invitación a los socialistas.

El domingo, el portavoz del Consell, Esteban González Pons, invitó a Joan Ignasi Pla, secretario general del PSPV, a "consensuar una línea común" de cara a la reunión de mañana en Madrid con el secretario de Estado de Relaciones con la UE, Alberto Navarro, para hablar del memorándum sobre lenguas cooficiales que el Gobierno español presentará en diciembre ante los órganos comunitarios. El dirigente socialista no había recibido ayer ninguna invitación formal al respecto. Y es que a pesar de las reiteradas ofertas de colaboración lanzadas desde los medios de comunicación, el Consell no se ha dirigido formalmente al líder del principal partido de la oposición para establecer una línea de trabajo común en defensa del valenciano. Hasta la fecha no ha habido ni un solo contacto entre el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y Joan Ignasi Pla acerca de esta polémica.

Pla declaró ayer en la Universidad de Alicante que "el debate lingüístico al PP se le ha ido de la mano, y ahora pide que le tendamos la nuestra". "Los socialistas siempre hemos estado dispuestos al diálogo", añadió Pla, quien destacó cómo, a su juicio, el PP ha "incumplido sistemáticamente el Pacte pel Valencià que suscribimos en aras de que se rebaje la tensión". Pla añadió: "Nosotros tendemos la mano, siempre y cuando se cumplan los pactos, y sería bueno saber qué piensa el presidente Camps sobre la Académia Valenciana de la Llengua (AVL) y preguntarle si quiere que desaparezca o no".

Por su parte, el portavoz adjunto del Grupo Socialista en las Cortes, Antoni Such, respondió a la oferta del portavoz del Consell diciendo que los socialistas están dispuestos a ir juntos en la defensa del valenciano siempre y cuando la AVL "marque el camino". Such consideró necesario que la AVL "se pronuncie de forma urgente" en torno a la polémica y añadió en este sentido: "Nos gustaría saber si el PP está dispuesto a acatar ese pronunciamiento".

"Los socialistas en esta materia siempre hemos transitado por el mismo camino. Nuestra postura hacia el valenciano siempre ha sido la misma: respeto institucional y fomento de su uso", añadió Such, quien lamentó que "quien ha cambiado su postura peligrosamente ha sido el PP, lo que ha provocado la situación actual".

Por su parte, el portavoz de Esquerra Unida-L'Entesa, Joan Ribó, recordó que su formación está dispuesta "a hablar con quien sea del tema de la lengua para encontrar una salida al conflicto pero partiendo de la base de un reconocimiento explícito y sin matices de la unidad lingüística". Ribó consideró que la oferta de Camps a Pla y el impulso al manifiesto de la Fundación Broseta "son intentos de desactivar una bomba que ellos mismos [los populares] han puesto en marcha. Los socialistas sabrán lo que tienen que hacer, pero parece evidente que antes de empezar a hablar el PP tiene que hacer visible que no comparte determinadas posiciones. Ya no vale, por una parte, tratar de conseguir votos de la extrema derecha y del secesionismo visceral, y por otra, ofrecer diálogo a la oposición". Para el portavoz de EU-L'Entesa, "lo más sangrante de todo es que a la derecha valenciana el valenciano y su promoción e implantación social les es absolutamente igual. Gastan el valenciano como arma política y de confrontación de la misma forma que han empleado el agua. Si hay un diálogo, que sea serio. Si no, nosotros no vamos a jugar a esto".

Un manifiesto que no cuaja

El manifiesto elaborado por la Fundación Manuel Broseta en defensa de la denominación exclusiva de la lengua valenciana y el autogobierno no acaba de cuajar. La falta de definición sobre si el manifiesto Broseta aboga por el secesionismo o la unidad de la lengua han frustrado las expectativas del Consell de Francisco Camps, que intentaba retomar la iniciativa gracias a un escrito que recoge su posición respecto a la polémica desatada en torno a las lenguas cooficiales españolas en la Unión Europea.

El texto elaborado por la Fundación Broseta recibió ayer la adhesión de la comisión de codificación de Derecho Civil Valenciano -creada por el Consell- y el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA), que preside Mario Mariner.

El vicepresidente de la Fundación Broseta, Manuel Broseta Dupré, ofreció ayer algunas "puntualizaciones importantes" sobre las preguntas más frecuentes que se formulan a los autores del manifiesto.

Broseta insiste en que no se posiciona en la dialéctica valenciano-catalán, porque "sin ni siquiera entrar en cuestiones filológicas, lo que se está cuestionando", a su entender, "desde fuera de la Comunidad es quién decide sobre la denominación de nuestras señas de identidad e incluso cuál es esa denominación".

El portavoz de la Fundación Broseta asegura también, pese a que en su patronato figuran la Generalitat, los ayuntamientos de las tres capitales y las principales organizaciones empresariales, que la entidad es "independiente y apolítica". Desde este postulado, Broseta afirma: "El contenido del manifiesto es tan obvio que debería poder ser aceptado por todos los valencianos y por todos los partidos políticos de la Comunidad Valenciana". Y luego asevera: "Opinamos que los partidos deberían priorizar, en este momento, la defensa del interés general del pueblo valenciano frente a sus intereses partidistas y particulares".

En su comunicado, el vicepresidente de la Fundación Broseta reclama la unidad social y política para "reafirmar nuestra capacidad exclusiva y excluyente para defender y honrar nuestras señas de identidad, y entre ellas una tan esencial como nuestra lengua" sin referirse en ningún momento a la pertenencia al mismo sistema lingüístico que el catalán, tal y como establecen los filólogos. Extremo que reconoce la propia ley de creación de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, sobre la cual el manifiesto no incluye referencia alguna, mientras los partidos de la oposición y los sectores que apuestan por la normalización lingüística insisten en que ese organismo ha de ser la referencia en relación con el valenciano.

El manifiesto Broseta se presentó el pasado jueves, dos días antes de la manifestación anticatalanista convocada por grupos de tintes ultraderechistas que reunió a miles de personas y de la que se desmarcó públicamente el viernes el Consell.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de noviembre de 2004

Más información