Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maragall apoya la candidatura de Madrid 2012 que Carod rechaza

El líder de Esquerra se queda solo en su petición de boicoteo a la aspiración olímpica de la capital

Guadalajara / Barcelona

Pasqual Maragall, el presidente del Gobierno catalán, defendió ayer en Guadalajara (México) la candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos de 2012 y comprometió el apoyo de Cataluña, al margen de la decisión tomada en Fresno (Estados Unidos) por la Federación Internacional de Patinaje (FIRS), que rechazó la admisión de la Federación Catalana, lo que impide que Cataluña participe con una selección propia en las competiciones internacionales. Josep Lluís Carod, presidente de Esquerra Republicana (ERC), pidió boicotear a Madrid.

"Tendríamos que evitar pasarnos de rosca porque acabaríamos liándola y lo que nos interesa es ganar la Liga, no un partido". Estas palabras, pronunciadas en Guadalajara por Pasqual Maragall, querían ser un llamamiento a la cordura a la vista del incendio dialéctico que provocaron las declaraciones de Josep Lluís Carod. El líder de ERC reclamó que Madrid perdiera todas sus opciones a sede de los Juegos Olímpicos de 2012. Pero se quedó solo. Ni siquiera su propio partido le siguió en la demanda.

Carod denunció "presiones y maniobras sucias" del Gobierno español sobre otros jefes de Estado para que Cataluña no fuera admitida como miembro de pleno derecho por la FIRS. Y remató: "Un Estado que es incapaz e incompetente para articular desde el respeto a la diversidad del deporte en el interior de su territorio está absolutamente incapacitado para organizar unos Juegos Olímpicos en su capital. Madrid no está capacitada para organizar los Juegos de 2012". Y, por si no quedaba claro, añadió: "A partir de ahora, nos resultaría totalmente incomprensible que alguien desde Cataluña pudiera apoyar esta candidatura".

La primera respuesta le llegó de un miembro de su propio partido, Josep Bargalló, conseller en cap, que ejercía como presidente en funciones por la ausencia de Maragall. Bargalló afirmó que los comentarios de Carod sobre la candidatura olímpica de Madrid reflejan la postura de ERC, pero no la del Gobierno catalán.

La segunda réplica, más contudente, la dio el propio Maragall: "Los catalanes estamos a favor de la candidatura de Madrid, de la misma manera que [Enrique] Tierno Galván [entonces alcalde de Madrid] estuvo a favor de la de Barcelona". E insistió en quitar hierro al asunto. "Seguiremos manteniendo nuestro apoyo a las selecciones catalanas y estoy seguro de que, al final, habrá un acuerdo con el Gobierno español. Esto no provocará un conflicto profundo". Maragall negó de plano que hubiera habido presiones políticas. Bargalló sí se refirió a ellas, pero luego matizó que el problema deriva de la unidad entre política y deporte que "consagra" la legislación actual y pidió una revisión de las leyes para ir hacia una separación de ambas actividades.

María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del Gobierno, replicó también a Carod: "El Gobierno no utiliza la presión como instrumento", dijo para agregar que está convencida de que los catalanes apoyarán la candidatura de Madrid. Fernández de la Vega recordó que la FIRS es una entidad privada, no un organismo dependiente de los Gobiernos. En sentido similar se manifestaron el líder socialista en la Comunidad de Madrid, Rafael Simancas, y la dirigente del PSOE en el Ayuntamiento, Trinidad Jiménez.

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, hizo un llamamiento al "sentido común" y añadió que las declaraciones de Carod le parece "totalmente fuera de lugar". Rajoy aseguró que defiende el derecho de las autonomías a tener selecciones, pero no a participar en las competiciones reservadas a las representaciones de los Estados.

Tampoco el presidente de CiU, Artur Mas, apoyó las demandas de Carod. El responsable de la decisión adoptada en Fresno es "el Gobierno español" y no "las instituciones madrileñas. Madrid, como autonomía, tiene todo el derecho del mundo a organizar unos Juegos Olímpicos y no seremos nosotros quienes lo impidamos", dijo.

La portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, calificó las palabras de Carod como "demagógicas" y recordó que la candidatura de Madrid es la propuesta de "una ciudad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de noviembre de 2004