Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos cinco 'okupas' tras el desalojo de una casa en L'Hospitalet

Agentes de la Guardia Urbana y de los antidisturbios de los Mossos d'Esquadra de L'Hospitalet de Llobregat detuvieron ayer por sorpresa a cinco jóvenes extranjeros (tres daneses, un finlandés y un polaco) que hacía escasos días que habían ocupado una antigua panadería con vivienda ubicada en pleno barrio del Centre.

Una llamada del propietario del inmueble el pasado miércoles alertó a la policía de la presencia de los jóvenes, que los encontró cuando se disponía a iniciar la reforma del edificio. Agentes de los Mossos mediaron en el conflicto sin éxito. La denuncia del propietario derivó en la actuación policial de ayer por delito flagrante. Esta figura les permitió llevar a cabo el desalojo sin una orden judicial previa, un factor que denunció el colectivo okupa. Los jóvenes fueron trasladados a la comisaría de los Mossos de L'Hospitalet acusados de un delito de usurpación.

Por otra parte, los okupas que viven en la masia Can Masdeu de Barcelona, uno de los edificios significado del movimiento, llevaron ayer al presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall; al alcalde de Barcelona, Joan Clos, y al arzobispo Lluís Martínez Sistach tres calabazas cultivadas en sus huertos como símbolo del suspenso por su gestión en el conflicto que les enfrenta por la ocupación de la finca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de noviembre de 2004