Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NOTICIAS Y RODAJES

Jaime Chávarri lleva al cine la vida de Camarón de la Isla

Protagonizado por Óscar Jaenada, el realizador confiesa que aspira a que el filme trascienda la biografía artística y muestre al personaje

Trabajar sobre la vida de un artista tan respetado y conocido -ayer mismo se presentó en Sevilla una nueva biografía del cantaor, escrita por Carlos Lencero- como Camarón de la Isla (1950-1992) siempre asusta un poco. "El desafío es que guste a payos y gitanos". Lo cuenta Jaime Chávarri, encargado de llevar a la pantalla la vida del cantaor de San Fernando. Sentado junto al director de cine se encuentran Dolores Montoya (Chispa), viuda del artista, y Luis Monge, su hijo mayor. Ambos acaban de aterrizar en Madrid para ultimar detalles sobre la película, que tiene como protagonista al actor Óscar Jaenada y en la que participará la propia viuda.

En estos días se buscan las localizaciones en Madrid, San Fernando, Sevilla y Nueva York, pero aún falta por elegir a los actores que interpretarán a Paco de Lucía -"el personaje más complicado del casting", según Chávarri- y Tomatito, los dos guitarristas que acompañaron a Camarón buena parte de su vida artística. Chávarri -autor del guión junto con Álvaro del Amo- no quiere ceñirse a la biografía del que para muchos es el príncipe de los gitanos. La idea del realizador es que se conocen muchas cosas del músico, pero muy poco del personaje. La película, a medias entre la comedia y el drama, empieza cuando era niño, un gitano rubio que daba sus primeros pasos como cantaor en la Venta de Vargas, y acaba antes de su muerte, víctima de un cáncer. "Las películas no se tienen hasta que no se acaban; partes de unos planes iniciales pero luego las cosas se salen de lo previsto. Habrá mucha música; ya hemos seleccionado las canciones y las utilizaremos para ayudar a seguir la historia. Tengo la impresión de que cantaba las cosas que le importaban y eso nos ayudará mucho", cuenta Chávarri que en este caso trabaja por encargo. Últimamente, dice, no había caído en sus manos nada relevante. "El cine que se hace actualmente, con la excepción de Almodóvar y Amenábar, me parece falto de ambición. Me interesan, sobre todo, los personajes y esta película me daba la oportunidad de trabajar sobre un tipo poco corriente. Como pasa con todos los genios es imposible saber cómo era realmente. Éste es un filme para rodar más con el corazón que con la cabeza".

Chávarri sólo vio una vez actuar a Camarón. Fue en el Palacio de Deportes de Madrid y quedó prendado para siempre de su voz y de un público que le adoraba como a un príncipe. En las gradas había familias enteras, señoras dando el pecho a los bebés, gente cortando lonchas de chorizo sobre hogazas de pan y mucho oro en el cuello y las orejas. "Siempre vivió de manera muy emocional; nunca quería lo mismo, cada día le gustaba empezar una nueva vida", tercia Chispa.

Tenga o no tenga éxito la película, el productor Miguel Menéndez de Zubillaga puede apuntarse el tanto de haber convencido a la familia para rodar esta película. Frente a los que lo intentaron antes, Chispa cree que esta vez el tiempo ha jugado a su favor. "Han pasado 12 años, los niños son mayores y hasta mi padre me ha insistido en que sólo se trata de una película y que no hay que darle tantas vueltas a las cosas. Personalmente también me siento mucho más tranquila", tercia la viuda del cantaor mientras mira con total asombro al actor que hará el papel de su marido y que más que a Camarón se parece a Rafael Amador, en la época en que triunfaba con Pata Negra. "No es un cantante al que escuchara con frecuencia, pero cuando me hablaron del proyecto me metí en la historia a cuatro patas. Es el papel más bonito que he tenido nunca", añade Óscar Jaenada.

Ni director, ni actores ni productor imaginaban que la mitomanía que rodea a todo lo que tiene que ver con Camarón fuera tan fuerte. Apenas se ha conocido el inicio del rodaje han empezado a sonar los teléfonos con llamadas de personas, de todas las áreas que rodean el mundo del cine, ofreciéndose para participar en la película.

Demasiadas biografías

No quiere Jaime Chávarri dejarse guiar por ninguna de las biografías que se han publicado sobre la tormentosa vida de Camarón de la Isla. "Sería un error por mi parte partir de alguno de los textos que se han escrito. Tanta información me acabaría confundiendo", asegura el realizador. Para el guión, el autor de Las bicicletas son para el verano prefiere centrarse en el personaje y huir de recrear la vida de la gente que le rodeaba, salvo los más íntimos.

Desde el punto de vista artístico, Camarón fue una persona tan innovadora que su muerte ha dejado un gran vacío. Su obra no sólo no ha desaparecido del mercado, sino que se publican cosas nuevas. En breve se editará la segunda parte de la antología camaronera en la que se incluirán nuevas grabaciones y en estos días se ha publicado Sobre Camarón, La leyenda del cantautor solitario, de Carlos Lencero (Alba Editorial), gran amigo del artista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 2004

Más información