Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NIÑOS

Enseñar a ver la televisión

Un 10% de los niños españoles tiene una televisión en su cuarto antes de los tres años y el 100% pasa más tiempo frente a ella que jugando. Los expertos aseguran que para revertir esta situación los padres deben ver la televisión con sus hijos y dejar de utilizarla como premio, castigo y canguro.

Ni premio ni castigo. La televisión no debe ser tan importante para un niño. Ésta es una de las recomendaciones que repiten varias guías de pediatría para que los padres controlen el tiempo y el contenido de lo que entra en casa a través de la televisión. El castigo de "dos semanas sin tele" no hace más que aumentar la ansiedad y las ganas de los niños de pasar más tiempo frente a la televisión.

Hasta los ocho años, los niños creen a pie juntillas todo lo que sale en la tele. El 10% de los menores de tres años ya tiene una televisión en su cuarto y el 85% de los niños empiezan a verla antes de esta edad, según un estudio de varios pediatras cántabros. "Los chicos que tienen tele en su habitación la ven, como media, dos horas más que los que no la tienen", asegura Alberto Bercedo Sanz, uno de los autores del trabajo. Además, pasan solos buena parte de este tiempo.

Para Petra María Pérez, del Instituto de Creatividad de la Universidad de Valencia, "la televisión no nutre la imaginación infantil como pueden hacerlo los cuentos porque no deja espacio para que el niño se monte su propia historia". Por eso, en lugar de usar la televisión como canguro, una práctica que los pediatras de Cantabria constataron en el 20% de los padres, los expertos piden a los adultos una actitud crítica y, sobre todo, que no dejen a los niños solos cuando la ven. Lo ideal es que los padres se sienten con sus hijos ante un programa escogido y que vayan "acotando" con comentarios las historias que se presentan. Como esto no siempre es posible, sobre todo para los padres que trabajan, el doctor Bercedo Sanz recomienda que se tengan en casa cintas de vídeo con material de calidad y que guste a los chicos. "Los adultos terminan poniendo otra tele en la habitación de los niños para que los dejen en paz", asegura este pediatra.

Los expertos recomiendan que los niños vean, como máximo, dos horas de televisión diarias. Pero en España la tele ya ocupa el primer lugar en las actividades de ocio de los menores, muy por delante de los juegos y el deporte. Revertir esta situación antes de los cinco años, momento en que la televisión puede haberse convertido en un hábito, ha sido objeto de varias investigaciones. El Instituto del Cuidado de la Salud Basset, de Nueva York, ha logrado, por primera vez, que niños de entre dos y seis años pasen menos tiempo ante la televisión. La solución: convencer a los padres de que les lean más historias y jueguen con ellos. Los pediatras españoles comienzan a interesarse por el tiempo y las circunstancias en que los niños ven la televisión, ya que se ha establecido una relación entre estas variables y la obesidad infantil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 2004