Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas piden en Bilbao que La Naval siga siendo pública

La marcha por el astillero, apoyada por el Gobierno vasco y todos los partidos, salvo PSE

Miles de personas recorrieron ayer las calles de la capital vizcaína en defensa del astillero La Naval de Sestao y en contra de la desindustrialización en una manifestación que contó con el apoyo del Gobierno vasco y de todos los partidos, salvo los socialistas vascos. Al término de la marcha, el presidente de comité de empresa reiteró la exigencia de que el astillero siga siendo público y pidió "implicación" al Ejecutivo vasco y al resto de instituciones y partidos.

Los miembros del comité de empresa del astillero abrían la marcha con una pancarta con el lema La Naval Publikoa-No a la desindustrialización. En la marcha participaron tres consejeros del Gobierno vasco (Ana Aguirre (PNV), Joseba Azkarraga (EA) y Javier Madrazo (Ezker Batua); el diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao; el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, y dirigentes de todos los partidos salvo el PSE-EE. Los socialistas justificaron su ausencia porque no estaban dispuestos a compartir pancarta con Batasuna y con el PP, "responsable de la situación que atraviesa el astillero", según sus dirigentes. Los secretarios generales de los sindicatos ELA, CC OO, UGT y LAB arroparon con su presencia la exigencia de un astillero público y la implicación de las instituciones.

Durante la hora larga que duró la manifestación, planeó entre los presentes la última noticia en relación con el futuro inmediato del astillero sestaoarra: el principio de acuerdo entre el Ministerio de Industria, Izar y Gas Natural para que La Naval construya un buque metanero (gasero). Un contrato que supondrá carga de trabajo para el astillero de entre dos y tres años. La Naval no construía un buque desde el año 2000, un gasero que fue entregado el pasado mes de febrero a la naviera noruega Knutsen.

La consejera vasca de Industria, la peneuvista Ana Agirre, presente en la manifestación, consideró un "primer paso" la perspectiva de que los 1.200 trabajadores de la planta de la Margen Izquierda puedan volver a las gradas cuando se formalice el contrato. "Esperamos que sea un primer paso, pero no el último", aventuró.

Ayer, los trabajadores y las 4.000 personas que participaron en la manifestación eligieron como lemas más coreados: "La Naval pública", "Esta es, ya se ve, la política del PSOE" o "Ayer Euskalduna, hoy La Naval". La última versión del plan de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) contempla la privatización de la planta de Sestao, aunque bajo tutela pública. En el comunicado final, el comité de empresa reiteró su rechazo a todo lo que no signifique el mantenimiento de la fábrica "en condiciones de viabilidad dentro del Estado como pública". "Estamos jugando con el trabajo y la estabilidad de 6.000 familias", indicó el presidente comité, que definió la situación como la "crisis mas importante en los 116 años de historia" del astillero.

Pero los manifestantes pusieron sobre todo entre la espada y la pared al Gobierno del PSOE. Durante el recorrido, una grabación recordaba el compromiso solemne realizado en septiembre en el Palacio Euskalduna por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero de que iba a hacer un plan industrial y que lo iba a consensuar con los sindicatos. "Este va a ser el Gobierno que va a salvar los astilleros", decía Zapatero.

Por otra parte, ayer la Federación Minerometalúrgica de CC OO exigió al Gobierno que cumpla los acuerdos alcanzados entre los sindicatos y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) los pasados días 23 de septiembre y 19 de octubre para poder avanzar la próxima semana en las negociaciones sobre el futuro de Izar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 2004