Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Begoña Zubero retrata el alma inquietante de la arquitectura nazi que subsiste en Berlín

'Wer, wo, wenn', expuesta en Bilbao, forma parte de un proyecto de mayor envergadura

La fotógrafa Begoña Zubero (Bilbao, 1962) viajó el pasado verano a Berlín con intención de recoger el testimonio arquitectónico de la época nazi que todavía se encuentra en uso. Durante su estancia en la capital alemana, ese proyecto fue cambiando y Zubero quiso retratar "el alma" de esos espacios. Ahora expone una selección de esas inquietantes imágenes en Bilbao: siete fotografías en blanco y negro de gran tamaño (1,10 por 1, 67 metros) donde muestra tres lugares claves en la historia nazi de Berlín que, sin personas ni seres vivos, emanan el hálito de una época.

"He fotografiado lugares donde en un momento de la historia del siglo XX ocurrieron acontecimientos extraordinarios y estremecedores, traumáticos para la población que los vivió y determinantes para entender la situación política y social de hoy", explica Zubero mientras decide la ubicación de las siete grandes imágenes en la galería Espacio Marzana (Muelle de Marzana, 5), de Bilbao.

La muestra, titulada Wer, wo, wenn (Quién, dónde, cuándo) permanecerá abierta hasta el próximo 5 de diciembre. Las fotografías forman parte de un proyecto de mayor envergadura al que la fotógrafa está terminando de dar forma.

Tres imágenes corresponden al edificio que la RDA conviritó en sede de la Stasi, nombre popular de la Staatssicherheitsdienst (Servicio de Seguridad del Estado). En ellas, el tiempo parece haberse detenido. La luz y las sombras, el tratamiento que Zubero ha imprimido a la foto, tiene el efecto de convocar a las personas y acontecimientos del pasado de Berlín. Y lo consigue sin retratar a ningún ser humano, sólo los edificios y su atmósfera. El trabajo de artista está ahí, en la estética. "He realizado un tratamiento de contraluces en la foto muy escogido. Quiero traspasar aquella vida cotidiana a esta vida cotidiana", indica.

Una imagen muestra el despacho del general Erich Mielke, director de la Stasi de 1957 a 1989, quien falleció en 2000. En el borde izquierdo, dos teléfonos, como dos temibles guardianes, esperan en silencio una llamada de Moscú.

Otras tres fotografías corresponden al aeropuerto de Tempelhoff. En la actualidad está dedicado a vuelos interiores y tiene poco tráfico. Sus escaleras y pasillos recuerdan a otros lugares más cercanos, conocidos. "En el trabajo hay un afán de generalidad, mostrar cómo se parecen unos lugares a otros de aquí mismo, cómo evocan a otros edificios fascistas e incluso comunistas. Un amigo me dijo cuando vio esta foto que para qué había ido a Berlín a fotografiar la Estación de Pamplona", comenta Zubero.

La séptima imagen, la menos inquietante, curiosamente, es de la villa del lago Wansee, "donde Himmler se reunió [el 20 de enero de 1942] para idear la llamada Solución Final". El Protocolo de Wansee discutía medidas para el exterminio de los judíos de Europa. "Estos lugares son ahora inofensivos, pero es como si sus estructuras hubieran almacenado el dolor todo este tiempo y lo hubieran ido transformando en una especie de vibración anímica. He tratado de reflejar esa sensación y ese silencio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de noviembre de 2004