Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expira el ultimátum dado a los tres secuestrados de la ONU en Afganistán

Sin noticias y con una preocupación creciente por la situación de los rehenes transcurrió el octavo día del secuestro de tres empleados de la ONU en Kabul. El último plazo fijado por los secuestradores para el cumplimiento de sus exigencias expiró ayer a las 10:00 hora local (6:30 en la España peninsular) sin que se difundiese ninguna información sobre el estado de los tres empleados del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que colaboran con la Comisión Electoral afgana en Kabul.

La prolongación del secuestro ha hecho temer a Naciones Unidas que la salud de la de la británico-irlandesa Annetta Flanigan, la albano Kosovar Shqipe Hebibi y el filipino Angelito Nayan se pueda deteriorar, debido a la tremenda presión psicológica a que están sometidos. Los secuestradores, supuestos miembros al grupo Yaish e Muslimin (Ejército de los Musulmanes), exigen para liberarlos que se retiren las tropas extranjeras de territorio afgano, que la ONU cese sus operaciones en el país y que sean liberados los presos talibanes y de Al Qaeda tanto en Afganistán como en la base estadounidense de Guantánamo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de noviembre de 2004