Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:RENAULT MODUS 1.5 DCI CONFORT DYNAMIQUE | PRUEBA

Un familiar completo en miniatura

Pequeño y manejable, pero con un interior amplio, práctico y repleto de soluciones imaginativas para hacer más cómoda la vida a bordo. El Renault Modus circula con agilidad en ciudad, ofrece unas prestaciones suficientes para viajar sin agobios y es una buena alternativa para familias jóvenes con niños que buscan un coche único a precios asequibles.

Un utilitario con carrocería monovolumen que puede cumplir como coche familiar único. Se llama Modus y ofrece muchas soluciones interiores de modelos más grandes, como el Scénic, pero en un formato más compacto y apropiado para la ciudad. Y con precios más asequibles (desde 13.200 euros) que le convierten en una buena alternativa para familias con niños que no deseen hacer grandes desembolsos.

Imagen moderna y simpática

El Modus es la última propuesta de Renault, la marca europea con más experien

MÁS INFORMACIÓN

cia en monovolúme-nes. Al igual que otros rivales similares, comparte la base de un utilitario (Nissan Micra) y compite con los Fiat Idea, Opel Meriva... (derivados del Punto y el Corsa). Todos ellos son una alternativa más económica a los monovolú-menes de 4,25 metros (Scénic, Picasso...) y se sitúan un poco por debajo de éstos en tamaño y precio.

El nuevo Renault llega más tarde, pero aporta soluciones innovadoras. Para empezar, mide 3,79 metros de largo, frente a los 3,93 del Idea y 4,04 del Meriva. Y como es más corto resulta más manejable en el tráfico urbano. Además, la línea es más desenfadada y juvenil. Destaca el diseño simpático del frontal, muy corto, robusto y con los intermitentes integrados sobre los faros. El parabrisas adelantado crea un habitáculo alargado que se prolonga hasta la zaga para integrar el portón.

A pesar de sus formas, la gran superficie acristalada, la cintura baja de las ventanillas y los detalles (faros, aletas...) evitan que parezca una minifurgoneta. Y tiene una personalidad muy marcada.

Pequeño pero muy amplio

Esta arquitectura y la posición de las ruedas pegadas a las esquinas permiten aprovechar muy bien el espacio y equilibran la diferencia de tamaño con modelos más grandes. Además, el diseño prima el sentido práctico: las medidas generosas de las puertas facilitan el acceso, la altura da sensación de amplitud y tiene un interior desahogado, con buenos asientos delante y unas plazas traseras con suficiente espacio para las piernas.

Pero el Modus destaca por sus soluciones prácticas, como la modularidad de la banqueta trasera, que se regula en longitud, se pliega y se puede configurar en dos plazas cuando viajan adultos. Estas regulaciones permiten también ampliar el maletero (desde 198 hasta 621 litros). Y su flexibilidad se completa con un buen número de huecos y accesorios, aunque la mayoría sólo se incluyen a partir del acabado medio Confort: dos guanteras, una de ellas sobre el salpicadero; un posavasos delante del cambio y dos atrás; dos cofres en el piso de las plazas delanteras; bolsas en las cuatro puertas y los respaldos... Además, el acabado Luxe añade portagafas y cajón bajo el asiento del pasajero.

Estas virtudes contrastan con algunos detalles de acabado que desentonan: bandeja del maletero y cortina del techo solar, perchas que no sujetan... Y la insonorización no aísla bien la mecánica. Pero el aspecto interior es atractivo, utiliza buenos plásticos en dos colores y presenta un ambiente moderno y acogedor. Y sobre todo transmite una gran sensación de solidez, con unas suspensiones cómodas que filtran bien.

Tres motores y tres acabados

La gama Modus cuenta con tres motores: 1.4 (100 CV) y 1.6 (115 CV), en gasolina, y 1.5 dCi turbodiésel (80 CV). Hay tres acabados, el Pack, que incluye cuatro airbags, ABS, ordenador de viaje y cierre con mando; Confort, con airbags de cortina, elevalunas delanteros eléctricos y otros detalles. Y Luxe, con climatizador, radio-CD, sensores de lluvia y faros... Pero el ESP es opcional (600 euros).

Conclusión

El Modus es un coche pequeño por fuera y muy amplio por dentro. Tiene una imagen original, un interior amplio y flexible, unas suspensiones cómodas y unos motores que mueven bien el peso. Además, los precios son asequibles e incluyen un buen equipo de serie.

ESPACIO FLEXIBLE

El interior del Modus presenta un diseño moderno y sobre todo muy práctico. Los plásticos en dos tonos alegran el ambiente y está estudiado al detalle para habilitar muchos huecos. La posición del cuadro de instrumentos, en el centro del salpicadero, permite integrar una guantera frente al conductor, que dispone también de un cajón a la izquierda del volante y unos cofres ocultos en el piso, pegados a las puertas delanteras. Además, el asiento del pasajero incluye un cajón debajo y la banqueta se levanta y deja espacio libre para un bolso.

Destaca la flexibilidad de la banqueta trasera: aparte de regularse en longitud para ampliar el maletero, se pliega por partes o al completo contra los asientos de delante. Pero lo más novedoso es que permite variar la configuración normal (tres personas) y transformarla para dos plazas: la parte central se pliega hacia arriba y los laterales se desplazan al medio y se retrasan ampliando el espacio para las piernas.

El maletero es pequeño, pero si se pliegan los asientos traseros queda una zona de carga diáfana. Además, se ofrece un portón con trampilla opcional (300 euros) que evita abrirlo al completo cuando se aparca pegado al coche de detrás. En la zaga, el diseño de los pilotos y la luneta abombada son los elementos más llamativos.

MEJORES PRESTACIONES

Los precios del Modus tienen doble lectura: son correctos para su potencia y prestaciones, pero resultan también algo caros si se tiene en cuenta algunas carencias del equipo de serie, como el aire acondicionado (opcional por 1.000 euros).

El Modus 1.5 dCi compite con las versiones turbodiésel básicas de sus rivales. Cuesta 640 euros más que el Ford Fusion, aunque éste incluye sólo dos airbags, por seis del Renault. En cambio tiene el mismo precio que el Subaru Justy, que lleva dos airbags menos. Aunque es 250 y 500 euros más barato que el Fiat Idea y el Toyota Yaris Verso, respectivamente. El primero incluye cuatro airbags, y el japonés, sólo dos; pero ambos vienen con aire acondicionado de serie y equilibran la diferencia.

El Modus aporta unas prestaciones superiores a todos, y unos consumos más bajos, con la excepción del Fusion.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de octubre de 2004

Más información