Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania espera que la economía tome impulso y crezca un 1,8%

Las empresas muestran una leve mejoría en el índice de confianza

La economía alemana se recupera. Tras retroceder un 0,1% en 2003, el Gobierno pronostica un crecimiento del 1,8% del producto interior bruto (PIB) para este año y un 1,7% para 2005. Al mismo tiempo, el Instituto de Investigación Económica de Múnich (IFO) publicó ayer los resultados de su encuesta mensual entre 7.000 empresas alemanas, que registra una ligera mejoría de una décima en el índice de confianza empresarial.

El ministro federal de Economía y Trabajo, el socialdemócrata Wolfgang Clement (SPD), anunció ayer ante la prensa: "Las cosas siguen hacia arriba". Anticipó Clement los resultados de los pronósticos sobre la evolución de la economía alemana elaborados por su ministerio en colaboración con el Banco Federal (Bundesbank) y la Oficina Federal de Estadística con la frase: "La reanimación coyuntural en Alemania continuará el año próximo, a pesar de unos impulsos menores procedentes de la economía exterior y una influencia de freno como consecuencia de la evolución de los precios del crudo".

El comunicado del Ministerio de Economía sobre los pronósticos de crecimiento del Gobierno constata: "Los hasta ahora fuertes impulsos procedentes de la economía exterior extenderán su efecto de forma creciente a la demanda interna y en especial a la actividad inversora. Con esto la recuperación coyuntural gana en amplitud".

El Gobierno alemán considera apoyada su estimación en la evolución de los indicadores económicos más importantes y también en los resultados de encuestas, que dan un claro impulso a las inversiones en capital, como consecuencia de "un claro incremento de los beneficios empresariales, un creciente aprovechamiento de las capacidades, el bajo nivel de los intereses, así como la necesidad de sustitución y modernización de los equipos".

El Gobierno registra como nota negativa, como una carga para toda la economía en su conjunto, la caída en inversiones en el sector de la construcción.

Considera el pronóstico del Gobierno que el consumo privado, el tendón de Aquiles de la recuperación de la economía alemana, recibirá el impulso procedente de "bajadas de impuestos este año y el próximo, la reducción de las cuotas por el seguro de enfermedad y un cambio de tendencia en el mercado de trabajo". Según Clement, con eso "se superaría de una vez la debilidad del consumo, que dura ya tres años. Tras una estabilización del consumo privado en este año, con un crecimiento real nulo, esperamos un crecimiento efectivo del 1% para 2005".

El paro, una incógnita

Sobre la evolución del paro en Alemania resulta muy difícil emitir un pronóstico, advirtió el ministro. La entrada en vigor de las reformas del seguro de paro y del mercado laboral a principio del año próximo impide aventurar una estimación aproximada. La fusión de la prestación a los parados de larga duración con la de asistencia social hace que pasen a ocupar un lugar en las listas del paro muchos que ahora no figuraban. Según Clement, de forma coyuntural se puede esperar que en el transcurso del año próximo el paro retroceda un poco, en unas 25.000 personas.

Todas estas estimaciones que presentó ayer el ministro de Economía alemán se encuentran preñadas de lo que Clement definió como "riesgos y oportunidades". Uno de estos riesgos es el precio del petróleo. En la estimación de la pasada primavera, el Ministerio de Economía partió de la base de un precio de 30 dólares por barril que ahora rebasa los 50. Según los cálculos del Gobierno alemán, esto equivale a una rebaja del crecimiento real del PIB de algo menos de un 0,25%. Alemania ve otro factor de riesgo en los desequilibrios globales, sobre todo en el alto déficit de Estados Unidos en su balanza de pagos y presupuesto. Las estimaciones del Gobierno alemán parten de un tipo de cambio de 1,23 dólares por euro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de octubre de 2004