Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lauren Bacall declara en Viena que quiere trabajar con "¡mi pequeño Pedro!"

Lauren Bacall, el símbolo femenino del cine negro, está en la capital austriaca para asistir, dentro del festival Viennale, a una retrospectiva de las películas que marcaron su carrera. Y en Viena ha expresado nuevamente su deseo de rodar con Pedro Almodóvar, así como sus duras críticas al presidente estadounidense, George Bush. "¡Mi pequeño Pedro! ¡Lo quiero! Es tan divertido y tan inteligente. Le he dicho que quiero actuar a toda costa en su primera película en inglés. Pero también le he dicho: ¡date prisa, no voy a estar aquí eternamente!", declaró la diva cinematográfica. La actriz acaba de cumplir 80 años y trabajó recientemente con el director danés Lars von Triers en Manderley, su segunda colaboración con este realizador después de Dogville. "No quiero hacer cosas convencionales. El tiempo que pueda me gustaría trabajar con directores jóvenes y con talento", afirmó la actriz, quien comentó que Almodóvar ocupa el primer lugar de su lista. "Aún estoy esperando el papel de mi vida", aseguró Lauren Bacall, que mantiene el mismo magnetismo felino en sus ojos verdes, que llevaron a que se la llamara La Mirada, además de su característica y sensual voz. Tampoco se mordió la lengua al hablar de política y comentar sobre George W. Bush que "es el peor presidente que ha tenido EE UU. Gracias a él los americanos somos odiados en todo el mundo". Ante las próximas elecciones lo tiene claro: "Apuesto a que Kerry será elegido, Kerry es un buen hombre para el puesto", ya que el mandato de Bush "ha destruido muchas cosas positivas en EE UU. Y de otros países, mejor no hablar". La actriz que formó, en las pantallas y en la vida real, una de las parejas más admiradas del cine con Humphrey Bogart, niega que sea un icono del séptimo arte. "Las leyendas tienen que haber muerto, no se puede estar vivo y ser una leyenda al mismo tiempo", explicó. Sobre su matrimonio con el actor añadió: "Nunca había tenido tantas ofertas de trabajo. Y entonces conocí a Mister Bogart. Sin él podría haber hecho más carrera. Pero antepuse a Bogart". Su distanciamiento de Hollywood se debe a que el cine allí "lo dirigen empresarios, no personas que amen el cine. Sólo se trata de hacer dinero, no de cuidar la calidad", señaló.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de octubre de 2004