OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Gracias a Saramago

Tras leer el elogio que José Saramago ha hecho de maestros y profesores de primaria y secundaria (EL PAÍS, 20 de octubre) tengo que decir que me sentí feliz y satisfecho porque una persona había tenido la sensibilidad de valorar nuestro trabajo y de ensalzarlo hasta la categoría de heroico.

Creo que en nuestra sociedad hay muchos héroes anónimos, que luchan y trabajan por un mundo más justo y más humano cada día, pero es de agradecer que alguien nos considere dentro de ese grupo y que, incluso, lo reconozca públicamente. También es de agradecer la evaluación que hace de los problemas actuales, en cuanto que no está en nuestras manos cambiar una sociedad que parece ir a la deriva.

Nosotros, maestros y profesores, nunca podremos sustituir a la familia, ni podemos hacer frente a los referentes mediáticos, cuya influencia es tan decisiva en la educación de hoy, ni podemos aportar los medios económicos ni otras necesidades que la educación requiere en la actualidad. Gracias por romper una lanza a nuestro favor. Estoy seguro de que con sus palabras ha hecho subir la autoestima y la ilusión de muchos profesionales de la enseñanza. Usted no es sólo un gran escritor al que admiro, sino también un gran maestro de la sensibilidad humana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de octubre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50