Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El misterioso 'regreso' artístico de Natalia Bolívar

La Habana ha sido escenario estos días un regreso artístico misterioso y sin duda singular. Su protagonista: la cubana Natalia Bolívar, antropóloga y conocida estudiosa de las religiones afrocubanas, además de brujera reconocida, que 48 años después de su última exposición personal ha vuelto a pintar. En los años cincuenta, Bolívar, descendiente del libertador venezolano, estudió pintura en el Arts Student League de Nueva York con Norman Rockwell, y llegó a ser subdirectora del Museo Nacional de Bellas Artes de su país. Ahora acaba de realizar una serigrafía a cuatro manos con el pintor cubano Moisés Finalé, residente en París, con quien planea realizar una exposición el próximo año. Finalé visitó a Natalia el pasado 16 de septiembre, día de su 70º cumpleaños, y le propuso trabajar juntos en una serie de obras -Bolívar realizaría la figura central y Finalé terminaría la idea general-. El primer fruto ha sido una serigrafía de título Aparición, cuya figura central es una Santa Bárbara que lleva en sus brazos a la divinidad africana Changó, dueño del rayo y de la virilidad, sincretizado con la santa católica después de peregrinar a América en los barcos negreros y en la mente de los esclavos. Alrededor de ambos, el follaje de los campos cubanos y espíritus alzan sus manos en señal de alabanza por la aparición de este orisha. Para Bolívar, conocida en España por los libros Cuba santa y Los 'orishas' en Cuba, Aparación es también "reaparición", la suya propia, "por inspiración y mano de los santos, siempre alertas, por si acaso".-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de octubre de 2004