Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liv Ullman dice que sólo actuaría de nuevo si se lo pidiera Bergman

La actriz y directora de cine noruega Liv Ullman sólo se plantea volver a actuar si se lo pidiera su ex marido Ingmar Bergman, con quien filmó el testamento cinematográfico de éste, Saraband, en 2003. "Mi carrera como actriz se ha acabado. En todo caso, si Ingmar decidiera hacer algo, no podría decirle que no, tiene 87 años", declaró ayer Ullman en una entrevista al diario Dagbladet.

A punto de recibir el premio de honor de la Academia de Cine Europea, la cineasta noruega prepara el rodaje de Casa de muñecas, la adaptación del célebre libro de su compatriota Henrik Ibsen que dirigirá en Hollywood y en la que actuarán Kate Winslet, Annette Bening y John Cusak. El inicio del rodaje estaba previsto para enero, pero se ha retrasado, lo que la directora califica de "frustrante". En Casa de muñecas, Ullman ejercerá también de guionista, algo que "nunca me hubiera imaginado". "Estoy en una situación fantástica, me ofrecen cosas y no entiendo por qué", añade. Ullman reconoce que la experiencia de haber sido candidata dos veces al Oscar y no haberlo ganado es "cruel" y "horrible", pero a sus 65 años prefiere pensar mejor en dedicar el tiempo a una de sus actividades favoritas: la escritura. "Nadie sabe lo feliz que soy cuando escribo; de repente, pueden ser las cinco de la madrugada sin que me haya dado cuenta del tiempo que ha pasado. Es estupendo saber que tienes algo que dar a los 65 años".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de octubre de 2004