Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Vacunas por lotería

La falta de dosis en EE UU obliga a las autoridades a realizar sorteos entre la población más vulnerable

En esta época del año, en la farmacia de Westwood Square, en pleno centro de Bethesda, solía haber un cartel con el precio de la vacuna contra la gripe, que se administraba inmediatamente previo pago de unos 30 dólares. Ayer, en ésa y en cualquier otra farmacia de la zona, los carteles, más grandes, decían sólo: "No hay vacunas".

Bethesda está en el condado de Montgomery, uno de los barrios que rodean Washington. Ese condado es, junto a otro más pequeño en Nueva Jersey, el primero en poner a girar una ruleta médica para distribuir al azar las escasísimas dosis de vacuna contra la gripe disponibles en EE UU. La falta de vacunas se ha convertido en una herramienta electoral en el final de campaña y en una pesadilla para la población más vulnerable a los efectos fatales de la gripe.

El Departamento de Salud del condado ha publicado unas condiciones de acceso a la lotería de las vacunas. Sólo pueden solicitar un número los mayores de 65 años, las mujeres embarazadas, los niños de entre 2 y 23 meses, los médicos, enfermeras y empleados de hospitales, las personas con bebés de menos de 6 meses a su cargo, los residentes en asilos y los individuos con enfermedades crónicas como diabetes, asma o problemas coronarios.

A las ocho de la mañana del jueves se conectaron los teléfonos del registro de llamadas para la lotería. En las dos primeras horas ya había casi 2.000 personas en la lista. Al final del día, los nombres de aspirantes a recibir vacunas superaban la cota de los 10.000 en el primero de los tres días de registro. El condado sólo tiene 800 dosis disponibles para una población que casi llega al millón de habitantes.

El Gobierno federal anunció hace semanas que 48 millones de dosis procedentes de laboratorios en el Reino Unido no podrían importarse por posible contaminación de las muestras. La falta de vacunas juega electoralmente en contra de George W. Bush, más aún desde la publicación ayer de un informe que anticipa el coste para la economía de los días de trabajo que se perderán por culpa de la falta de vacunas: 20.000 millones de dólares en productividad perdida.

El miércoles, un ordenador sorteará las vacunas y dará el nombre de los 800 afortunados que recibirán el premio de la vacunación en Montgomery County.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 2004