Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los documentos del Registro Civil podrán solicitarse por Internet a partir de enero

Firmado un protocolo para informatizar los juzgados y garantizar el uso del catalán

Las inscripciones en el Registro Civil en un libro grueso, amarillento y con letra gótica están a punto de pasar a la historia. El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, y el consejero Josep Maria Vallès firmaron ayer en Barcelona un protocolo de actuación para informatizar los registros civiles de Cataluña y garantizar el uso del catalán en la tramitación de los expedientes y en las inscripciones. La ley y el reglamento que regulan esos aspectos datan de 1957 y 1958, lo que ha servido para que algún juez del registro civil impida el uso del catalán en esos trámites.

La concreción práctica del protocolo firmado ayer se hará visible en enero, cuando estén plenamente informatizados los registros civiles de Cataluña. A partir de entonces, la tramitación de los expedientes dejará de ser manual y eso permitirá, por ejemplo, a los ciudadanos solicitar por Internet una partida de nacimiento o una certificación de matrimonio, documentos que actualmente obtienen por fotocopias de esos libros después de hacer colas en muchos casos. Inicialmente el uso de Internet quedará reducido a los años más recientes, hasta que finalice todo el proceso de digitalización de los miles y miles de páginas de los libros de registro. Ese proceso podría tardar alrededor de dos años en completarse.

Los libros son competencia del Ministerio de Justicia, pero la tramitación de los expedientes compete a la Generalitat. De ahí la imperiosa necesidad de que ambas instituciones se coordinen para mejorar el actual servicio. El protocolo firmado ayer también reconoce la cooficialidad del catalán en los registros civiles, que empezará a aplicarse de inmediato aunque la ley no se haya modificado, a la espera de superar el trámite necesario. Mientras tanto, la Dirección General de Registros y Notariado, que depende del ministerio, dictará una serie de instrucciones para garantizar el catalán en los registros civiles. De esa manera, las inscripciones en los libros se podrán hacer en esta lengua y se facilitarán certificados bilingües. El sistema informático también incluirá el catalán.

"El protocolo es una visualización de la España plural en la que cree el Gobierno", aseguró el ministro. "La modernización del registro para que funcione con las exigencias de una sociedad avanzada era una necesidad", declaró el consejero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 2004