Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Tierra abonada para escuelas municipales

El Ayuntamiento de Alcorcón subvenciona varios centros educativos únicos en la región dedicados a la música, al circo o a la danza

Zapatos fuera. Ésta es la única condición que hay que tener en cuenta a la hora de entrar en el inmueble del número 32 de la calle del Ministro Fernández Ordóñez, en Alcorcón. ¿Qué hay dentro de este edificio que hizo que el pasado mes de septiembre cientos de personas guardasen religiosamente cola, día y noche y durante días, frente a él? Pues la Escuela Municipal de Circo de la localidad, un centro único en la región y donde estudian más de 100 alumnos con ganas de ser payasos y donde se divierten decenas de niños.

Esta escuela es uno de los centros subvencionados por el Ayuntamiento de Alcorcón (www.ayto-alcorcon.es) que están dedicados a distintas enseñanzas culturales. Hay también una escuela de danza que lleva el nombre del bailarín Antonio Canales, una escuela de música y otra de adultos, entre otras disciplinas.

La respuesta de los vecinos ha sido masiva: en casi todos hay lista de espera para entrar. "Además de estas escuelas, nuestra gran apuesta vendrá próximamente con la creación de un gran centro dedicado a las artes", señala Enrique Cascallana (PSOE), el alcalde del municipio, de 170.000 habitantes.

Lista de espera

La historia de la escuela de circo, gestionada por la Asociación de Malabaristas -que también organizan la escuela Carampa, en la Casa de Campo-, comenzó en 1998. Ese año, el gobierno municipal aprobó la reforma de una nave industrial para que fuese usada como sede de los estudios circenses.

Los cursos comenzaron en mayo de 1999. Y desde hace dos años hay lista de espera para entrar. "Los cursos que impartimos aquí son trimestrales, para todas las edades. Sirven para iniciar a niños y adultos en un mundo que les ayuda a su desarrollo personal", explica el director de la escuela, Gonzalo Arias.

El centro imparte seis especialidades circenses: malabares, acrobacia, payaso, equilibrios, técnicas aéreas y danza. A los que les haya gustado, pueden pasar luego a otras escuelas para especializarse. "A la escuela viene gente de todo el mundo para estudiar con nosotros", señala Arias. Y también ocurre al revés: alumnos que han pasado por Alcorcón luego siguen sus estudios en escuelas europeas.

Esa buena fama que se ha creado la escuela le viene en parte de profesores, algunos de ellos extranjeros, como Elena Larios, que fue campeona de Argentina de gimnasia deportiva y juez en los últimos Juegos Olímpicos de Atenas.

Otro profesor de la escuela y conocido en el mundo del teatro y del circo es el actor y director Hernán Gené, auténtico maestro de payasos y que la pasada primavera dirigió en el teatro La Abadía la obra Sobre horacios y cuariacios.

La idea de los responsables del centro circense es que nadie se quede fuera de las clases debido a algún problema físico o psíquico. "Aquí admitimos a todo el mundo; los niños no tienen que ser especialmente flexibles para estar aquí, hay chavales gorditos o más patosos y aquí no tienen ningún problema. La pedagogía que impartimos no es competitiva, todos los niños tienen su protagonismo", explican sus responsables. Las clases infantiles también están destinadas a potenciar la capacidad de concentración de los chavales y su imaginación.

Clases para discapacitados

La Escuela Municipal de Circo de Alcorcón imparte también un curso de iniciación para discapacitados, dentro de su programación para los meses de octubre a diciembre, que incluye también clases para niños, intensivas y sobre seis especialidades como malabares o acrobacia. Los alumnos podrán ir a clase una hora y media a la semana y formarán grupos, como máximo, de 15 personas.

"Los participantes aprenden las técnicas de malabares y equilibrios que les ayudan a desarrollar sus movimientos", explica el director de la escuela, Gonzalo Arias. Además, el centro incluye este trimestre el taller Recursos Actorales y Gestuales en el Circo. Se dará en un curso intensivo de cinco días de duración entre el 8 y el 12 de noviembre.

La masiva participación ciudadana en los centros públicos de Alcorcón no termina en los asuntos circenses. Otra de las escuelas municipales de renombre a escala regional es la de danza Antonio Canales (avenida del Olímpico Francisco Fernández Ochoa, s/n), donde se imparte formación en ballet clásico, danza española y flamenco a un precio que apenas supera los 31 euros al mes.

Este centro, dirigido por el propio Canales y con profesores como los solistas del Ballet Nacional de España Reyes Orozco y Eduardo Solís, da clases a más de 250 alumnos de entre 7 y 25 años en tres niveles: básico, medio y avanzado. (Más información en el 91 643 66 59). El centro de danza lleva tres años abierto y, al igual que ha pasado con el de circo, su prestigio ha ido en aumento.

La fiebre alcorconera por las escuelas municipales también se vive en otros centros, como la Escuela Municipal de Música Manuel de Falla, donde estudian más de 700 alumnos. Las enseñanzas en este centro se inician con un año de lenguaje musical y continúan luego con solfeo e instrumento.

También los perros van al cole

El afán del Ayuntamiento alcorconero por poner en marcha escuelas municipales llega hasta el adiestramiento de perros. Desde este mes funciona en el polideportivo La Canaleja una escuela pública que cuenta con la colaboración del Grupo de Agilidad Welpe.

Las instalaciones tienen dos pistas: una para los entrenamientos en obediencia y otra para para pruebas de agilidad y competiciones internacionales. Además de entrenar a los perros, expertos en educación canina aportan a los dueños de los animales conocimientos sobre el cuidado de sus mascotas y abordan cuestiones higiénico-sanitarias. Las clases se dan los jueves y viernes, de 20.00 a 21.00. (Más información en el telf. 91 641 3336).

Otra escuela, privada, también se dedica en Alcorcón al adiestramiento de perros. Agility La Princesa(www.agilitylaprincesa.com; telf. 91 4655005) ofrece cursos todo el año, con dos niveles: educación básica y agilidad, "que sirve para fomentar la educación del perro y la coordinación entre él y su dueño", explican sus responsables. El club también organiza concursos y el próximo 24 de octubre celebrará una competición puntuable para el campeonato de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de octubre de 2004

Más información