Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una comisión del Parlamento navarro investigará sobre el 'caso Egués'

En la trama especulativa están procesados ex cargos de UPN

El Parlamento de Navarra investigará las responsabilidades políticas derivadas del llamado caso Egüés, la trama de corrupción urbanística destapada a finales de 2003 en la que se vieron implicados cargos electos y militantes de UPN. El Parlamento foral decidió ayer por unanimidad abrir el proceso de creación de una comisión de investigación sobre el caso, iniciativa propuesta por Aralar y EA-PNV.

También UPN y CDN votaron a favor, aunque los regionalistas consideran que ya están depuradas todas las responsabilidades políticas. La Cámara concretará el 25 de noviembre, en una sesión plenaria, los detalles del funcionamiento de la comisión.Los partidos de la oposición quieren conocer las posibles implicaciones políticas de una compleja trama inmobiliaria que gravitó en torno al ex alcalde de UPN en la localidad de Egüés, Ignacio Gallipienzo, obligado a dimitir por su partido hace ahora un año. El municipio de Egüés, junto a Pamplona, es una localidad donde han proliferado urbanizaciones de lujo y el suelo ha sido objeto de fortísimas tensiones especulativas.

Nueve personas están imputadas hasta ahora en el procedimiento judicial abierto tras conocerse que el ex alcalde había concedido autorización para construir un hotel en una parcela de exclusivo uso escolar. Además de Gallipienzo y su esposa, también aparecen implicados en la causa Emilio Izquierdo, ex director general de Industria con UPN, y su mujer, entonces presidenta del comité local de este partido en Egüés. Ambos matrimonios abandonaron Navarra año tras conocerse sus actividades. Según ha demostrado la investigación, Gallipienzo cobró al menos dos comisiones de la constructora Flores, cuya principal responsable, Conchita Flores, es una de las acusadas. El patrimonio del ex alcalde de UPN creció desmesuradamente en el periodo en el que dirigió el consistorio (1999-2003), según han puesto de relieve las investigaciones.

Aralar y EA-PNV presentaron una primera propuesta para constituir la comisión de investigación la pasada primavera, pero no prosperó al oponerse CDN. Ahora, una vez confirmadas las sospechas de corrupción por los técnicos de la Cámara de Comptos (tribunal de cuentas navarro), que emitieron un informe oficial al respecto, CDN ha decidido apoyar su creación, si bien propondrá que ésta permanezca inactiva mientras perdure la investigación judicial bajo secreto de sumario.

Juan Cruz Alli, presidente de CDN, ha extendido sus sospechas a "gestores públicos que siguen actuando" en referencia a la concejal de UPN en Egüés Carolina Potau, colaboradora de Gallipienzo y que actuaba en nombre de una de sus empresas. El Parlamento navarro ha creado en toda su historia cinco comisiones de investigación. La más destacada fue la que a finales de los ochenta examinó las implicaciones políticas del llamado caso Urralburu.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 2004