Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CARRERA HACIA LA CASA BLANCA | La guerra de Irak

Bush considera que el informe sobre el inexistente arsenal iraquí justifica la guerra

Kerry exige al presidente "algo más que propaganda" sobre el conflicto con Irak

El presidente George W. Bush y el senador John Kerry llegan al importante debate de esta noche en Saint Louis con la discusión sobre la guerra de Irak, más encarnizada que nunca en Estados Unidos. El informe que reitera que Sadam Husein no tenía armas cuando comenzó la ocupación, pero que mantenía el propósito de volver a fabricarlas, alimenta la denuncia de los demócratas de que la guerra fue "un error colosal", pero permite a los republicanos repetir, como hizo Bush ayer, que "Sadam era una amenaza" y que Estados Unidos "hizo lo adecuado" al declararle la guerra.

Bush admitió ayer la evidencia: como demuestra el informe, y como ya adelantó en enero David Kay, no se han encontrado las armas que sirvieron para justificar la guerra. "La mayor parte de los datos acumulados por los servicios de inteligencia a lo largo de 12 años por nosotros y nuestros aliados estaban equivocados, y habrá que investigar por qué y corregir los errores", dijo el presidente, al tiempo que afirmó: "Pero en el informe de Charles Duelfer se dice que Sadam Husein tenía intención de reconstruir sus programas de armas y que utilizaba el dinero del programa de la ONU Petróleo por Alimentos para tratar de influir en diversos países y que se levantaran las sanciones".

Por lo tanto, dijo Bush, "hicimos lo adecuado, y EE UU está más seguro con Sadam en la cárcel: tenía los conocimientos, los materiales, los medios y la voluntad de producir armas de destrucción masiva y podía traspasar esos conocimientos a nuestros enemigos terroristas".

Kerry aseguró que el informe "es la prueba definitiva de por qué Bush no debería ser reelegido" y añadió: "El presidente y el vicepresidente pueden ser las dos últimas personas del planeta en abordar la verdad sobre Irak". Y dirigiéndose a Bush, remató: "Señor presidente, los estadounidenses merecen algo más que propaganda sobre esta guerra. Merecen conocer la realidad, no argumentos cuidadosamente preparados para ajustar con las percepciones preconcebidas". Kerry reiteró que Sadam era una amenaza, pero que en otros países también había amenazas, y que las pruebas sobre las armas habían sido exageradas "para desviar la atención de Al Qaeda y Osama bin Laden a Irak y Sadam Husein". El demócrata dijo también que la situación está tan deteriorada en Irak que, si gana las elecciones, puede recibir "un Líbano, figurativamente hablando", refiriéndose a la retirada de tropas ordenada por Reagan meses después de que los atentados suicidas contra la embajada de EE UU en Beirut y el cuartel general de los marines causara más de 200 muertos.

Sin duda esta noche volverá a surgir la cuestión. A diferencia del planteamiento previo de Miami, hace una semana, hoy es Bush el que más tiene que demostrar. Debe corregir la penosa impresión que dio en su primer encuentro con Kerry en la línea que apuntó Cheney el martes: explicar mejor sus argumentos y atacar una y otra vez al demócrata. Kerry sabe que debe hacer lo que ya hizo: exponer el historial del Gobierno de la forma más clara posible, pero tratar de rechazar las acusaciones de inconsistencia y debilidad en materia de seguridad y terrorismo. La ventaja y el inconveniente para los dos es que las preguntas procederán de la audiencia, elegida a partes iguales entre republicanos, demócratas e independientes: cualquier imprevisto puede ser mortal, cualquier error será recogido en directo por las cámaras de televisión y visto por decenas de millones de personas que están mucho más pendientes de esta campaña que de las inmediatas anteriores.

En cuanto a los sondeos, todos los datos indican que la intención de voto se mantiene en una franja muy estrecha, con oscilaciones en favor de uno y otro. Una encuesta encargada ayer por la agencia Associated Press indicaba que Kerry iba cuatro puntos, exactamente al revés que hace un mes. Después del primer debate, según esta encuesta, el 39% salió con una mejor impresión del demócrata, y eso sólo le ocurrió al 8% con respecto al presidente. Entre votantes probables, Kerry obtendría el 50% y Bush el 46%; entre votantes registrados, hay empate a 47%.

En cambio, en el sondeo hecho por Zogby para la agencia Reuters, Bush tiene un 46%, frente al 44% de Kerry. Lo interesante para el demócrata es que los indecisos aprecian sus posiciones sobre Irak (51-39); lo inquietante para él es que siguen dando mucho más crédito a Bush en materia de lucha contra el terrorismo (68-26). Otro punto de preocupación para Kerry es que se ha esfumado la ventaja que tenía en temas económicos, y Bush es competitivo (46-44) en la percepción de los electores sobre el manejo de esos asuntos. El presidente espera hoy como agua de mayo el informe mensual de empleo; si es positivo, como algunos indicios apuntan, lo utilizará ampliamente en el debate de esta noche.

DIARIO DE CAMPAÑA

- BUSH JUSTIFICA LA GUERRA DE IRAK. El presidente de Estados Unidos aseguró ayer que el informe elaborado por el equipo de inspectores enviados por la Casa Blanca a Irak, que ha concluido que no había armas de destrucción masiva en Irak, justifica la guerra. "En el informe se dice que Sadam Husein tenía intención de reconstruir sus programas de armas y que utilizaba el dinero del programa de la ONU Petróleo por Alimentos para tratar de influir en diversos países", dijo Bush. Por tanto, "hicimos lo adecuado".

- MAÑANA, NUEVO DEBATE ELECTORAL. Bush y su rival demócrata, John Kerry, debatirán esta noche en San Luis (Misuri). Será a las tres de la mañana del sábado, hora peninsular española. Los dos aspirantes a la Casa Blanca responderán a preguntas del público, lo que introducirá una nueva variable de sorpresa. Las espadas han quedado en alto tras el empate virtual de los dos candidatos a vicepresidente en el debate de esta semana y la victoria de Kerry sobre Bush en el celebrado la pasada.

- Y LOS SONDEOS, DISPARES. El sondeo de la agencia Reuters recogía ayer una ventaja de dos puntos de George W. Bush sobre John Kerry (46% frente a 44%). Según esta encuesta, el 68% da más crédito a Bush en la lucha contra el terrorismo. El sondeo de la agencia Associated Press, sin embargo, daba a Kerry cuatro puntos de ventaja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de octubre de 2004

Más información