Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | Fase clasificatoria para el Mundial: España-Bélgica

Luis apela a "los códigos del fútbol" para justificar su comentario racista

El seleccionador pide públicamente disculpas por referirse a Henry como "negro de mierda"

"Dígale al negro: '¡Soy mejor que usted! (...), ¡negro de mierda, soy mejor que usted!". La inadecuada arenga de Luis Aragonés a Reyes en el entrenamiento del miércoles, con la que el técnico, haciendo referencia al francés Henry, compañero suyo y estrella en el Arsenal, dice que pretendía motivar al futbolista español, desató ayer una tormenta. Luis apeló a "los códigos del fútbol" para justificar su comentario racista.

Desde la federación y el vestuario se intentó justificar el intempestivo verbo de Luis, que, a media tarde, hizo pública una nota sobre el asunto por, según los federativos, iniciativa propia: "En primer lugar, quiero aclarar que mi intención nunca fue la de ofender a nadie, motivo por el cual debo decir que tengo la conciencia muy tranquila. Lo que dije sólo puede interpretarse en el ámbito del equipo y de un entrenamiento en el que tengo la obligación de motivar a mis jugadores para obtener los mejores resultados. En esa labor, utilizo un lenguaje coloquial con el que todos podamos entendernos en el marco de unos códigos del fútbol. Por último, y entendiendo la repercusión que conlleva el cargo, sólo puedo pedir disculpas a las personas que se hayan podido sentir ofendidas, reiterando que nunca fue mi intención menospreciar a nadie porque, entre otras cosas, estaría haciéndolo con numerosos amigos míos".

Al igual que Luis, varios jugadores se aliaron con la tesis de "los códigos del fútbol". Es decir, lo que se dice en un entrenamiento o en un partido sólo es para consumo interno. "Se ha dado demasiada importancia a lo que no la tiene", apuntó Salgado, para quien lo dicho por Luis no debió trascender pese a que se produjera ante un racimo de cámaras y micrófonos. "Os respeto [a los periodistas], pero esas cosas deben quedarse en el campo. Acabaremos entrenándonos a puerta cerrada". Sus manifestaciones fueron refrendadas por Puyol y Joaquín. A su vez, Reyes afirmó sentirse tranquilo y no temer su vuelta a Londres: "Era una broma. Cuando vuelva, explicaré cómo se produjo".

Desde la federación se aludió a que todo se ha "sacado de contexto". Eso sí, el tesorero, Juan Luis Larrea, también presidente del fútbol guipuzcoano, reconoció: "La situación no tiene buen arreglo. Cuantas más vueltas se le dé, peor". "Ya se sabe cómo es este hombre [Luis]", apostilló. El secretario general, Jorge Pérez, recibió varias llamadas de medios ingleses: "Les insistí en que el tema se ha descontextualizado. Según una norma del fútbol, lo que se dice en el terreno no debe trascender. Además, todos conocen a Luis. Es una persona estupenda, sensible. En sus equipos ha tenido jugadores de todas las clases y nacionalidades". Para Pérez, sus palabras fueron "desafortunadas". Eduardo Herrera, vicepresidente de Ángel María Villar y máximo dirigente andaluz, también tildó de "broma desafortunada" la arenga, inadecuada en su opinión. Un alto dirigente del Consejo Superior de Deportes, que no quiso que trascendiera su nombre, apuntó que las palabras de Luis fueron "desgraciadas", pero se dio por satisfecho con la reacción del técnico formulada a través de su comunicado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de octubre de 2004