Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

García-Escudero renuncia a seguir como presidente del PP de Madrid

Aguirre deberá pactar una candidatura de consenso con Gallardón

Pío García-Escudero, portavoz del Grupo Popular en el Senado, anunció ayer que no presentará de nuevo su candidatura como presidente del PP de Madrid en el congreso regional de ese partido que se celebrará a finales de noviembre. García-Escudero contó que trasladó a Mariano Rajoy su "voluntad" de no continuar como presidente del PP madrileño "esta primavera" con el objetivo de dedicarse "totalmente al Senado, donde el PP está a sólo cuatro escaños de la mayoría absoluta". Rajoy, según García-Escudero, le pidió que esperase a la conclusión del congreso del PP nacional, celebrado el pasado fin de semana.

La renuncia de Pío García-Escudero, madrileño de 51 años, a la presidencia del PP de Madrid, deja el campo abierto para que Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad, sea la próxima presidenta de los populares madrileños. Esta opción ha sido defendida desde el verano por el entorno de Aguirre y criticada por el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón. El alcalde ha defendido públicamente que el mejor presidente para el PP madrileño era García-Escudero, por ser una persona de "consenso".

Pero ha sido García-Escudero, según sus propias palabras, quien ha decidido no duplicar cargos para "dedicarse de lleno" al Senado. Su argumento es que, al ser el PP el partido mayoritario en la Cámara alta, "son muchas las votaciones que se pueden ganar al Gobierno socialista". Ayer, el PSOE perdió la votación de una moción en el Senado defendida por Teófila Martínez, y pactada con los demás grupos, que insta al Gobierno a que "anule el acuerdo adoptado por el Consejo de Ministros" sobre la reconversión de Izar.

García-Escudero apostilló que la "reforma del Senado que quiere poner en marcha el Gobierno también requerirá dedicación exclusiva". Y añadió que ha esperado hasta ahora para anunciar su decisión, porque Rajoy le pidió que aguardase a la conclusión del congreso nacional del PP. El objetivo de Rajoy era no abrir disputas sobre el liderazgo regional de su partido antes del cónclave que le ha elegido a él presidente del PP. García-Escudero forma parte también del nuevo Comité de Dirección del PP.

Además, se da la circunstancia de que en la Junta Directiva Nacional del PP del 25 de marzo que decidió que García-Escudero fuera su portavoz en el Senado, Rajoy afirmó que no quería que ninguna persona ocupase más de un cargo importante para que la dedicación fuera plena. Muy poco después, Eduardo Zaplana, portavoz del PP en el Congreso, renunció a la presidencia del PP valenciano. Ese cargo lo ocupa Francisco Camps, presidente de la Comunidad Valenciana. Tras la renuncia de Zaplana, Aguirre quedó como la única presidenta de comunidad autónoma del PP que no es también presidenta regional de ese partido.

Este argumento ha sido esgrimido por el entorno de Aguirre para defender su candidatura. Ruiz-Gallardón, mientras, ha defendido que García-Escudero lleva 11 años como presidente del PP de Madrid y que él fue ocho años presidente autonómico con mayorías absoluta sin ser presidente regional del PP. El argumento del entorno de Gallardón es que "siempre se ha optado por una persona de consenso" para presidir el PP madrileño.

Consenso

Ese consenso, durante los 11 años en los que García-Escudero ha ocupado el cargo, tenía en cuenta que José María Aznar, ex líder del PP, es de Madrid. Y que Rodrigo Rato, además de ser madrileño, aglutinaba a buena parte de esa militancia, que hoy sigue considerándose afín al ahora director gerente del FMI.

Aznar ya es sólo presidente de honor, pero Aguirre deberá consensuar una candidatura tanto con los afines a Rato como con el entorno de Gallardón. En todo caso, tanto el presidente saliente del PP madrileño como el secretario general del partido, Ángel Acebes, negaron ayer que pueda competir más de una candidatura en el próximo congreso regional, que se celebrará a finales de noviembre. "Va a ser un congreso tranquilo y todo se va a resolver muy bien", declaró García-Escudero a los periodistas en el Senado.

Antes, la próxima semana, la Junta Directiva Regional lo convocará y contabilizará el número de compromisarios, unos 2.000, que acudirán al cónclave. Los nuevos estatutos del PP han elevado el umbral de avales necesarios para presentar una candidatura de sólo 50% a un 20% de los compromisarios (harán falta unos 400).

Acebes, también en el Senado, elogió ayer el "ejemplo de disciplina, trabajo desinteresado y generosidad" de García-Escudero y justificó su decisión porque hay que "prestar más atención" al Senado donde van a producirse "importantes noticias".

El secretario general del PP aseguró que la dirección nacional del partido "apoyará la candidatura que decidan los 70.000 afiliados" al PP madrileño y descartó la posibilidad de una doble lista.

El alcalde espera ahora conocer la opinión del presidente del PP, Mariano Rajoy, para saber cuál es la situación. Rajoy ha asegurado que él respaldará lo que digan los militantes del PP madrileño. Es decir, que confía en una candidatura de integración en la que, en palabras de Acebes, "todo el mundo se sienta representado". Acebes añadió que la dirección nacional sólo está para "ayudar y colaborar" en ese objetivo

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de octubre de 2004