El Gobierno anuncia la elección directa de los alcaldes

El ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, anunció ayer en el Senado que el Gobierno está firmemente decidido a promover la elección directa de los alcaldes. Este compromiso, que figura en el programa electoral del PSOE de forma genérica, fue reiterado ayer por el máximo responsable de llevar adelante esta reforma, si bien el ministro no fijó un plazo para llegar al nuevo sistema, ni desarrolló claramente esa idea.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Entidades Locales, recordó que ya se ha puesto en marcha la elaboración de un Libro Blanco de reforma del gobierno local, que deberá estar concluido a principios de 2005. Después se negociará con todos los grupos, especialmente en el Senado. La idea que baraja ahora el ministerio, que podría modificarse durante este largo debate, consiste en una elección a doble vuelta.

El ciudadano votaría dos listas: una para la composición de la corporación, y otra entre los candidatos a alcalde. De estos últimos, si nadie supera el 50%, se haría una segunda vuelta con los dos más votados. Es el modelo presidencialista que se utiliza, por ejemplo, en la elección del presidente de los Estados Unidos o de Francia. Para impulsar ese modelo, como recordó el senador de CiU Ramon Companys, habría que "cambiarlo todo". Sobre todo el poder actual de los alcaldes, ya que muchos se verían obligados a gobernar con corporaciones en las que no tienen la mayoría -como sucede precisamente en EE UU y Francia-.

Oposición de IU

El PP no quiso ayer entrar en esta polémica, que tendrá un largo recorrido. La formación más crítica fue Izquierda Unida, quien vería muy limitado su poder municipal. Ahora, los socialistas necesitan su apoyo para gobernar en centenares de municipios donde el PP es el partido más votado. Con la elección directa, IU ya no sería necesaria para lograr una alcaldía y perdería poder. El senador de IU Eduardo Cuenca señaló que en España "no hay tradición presidencialista" y por tanto no funcionaría bien ese sistema. Companys, senador de CiU, calificó la propuesta de "valiente".

Pero lo que más interesaba ayer a los senadores, muchos de ellos alcaldes, es la financiación local. Los ayuntamientos están "ahogados" económicamente, según criticaron todos y reconoció el propio ministro, que habló de la necesidad de "darles oxígeno". Sobre todo porque al menos un 30% de sus ingresos se destinan a cuestiones que no son de su competencia, especialmente la ayuda a los inmigrantes. Por eso se estudian nuevas fórmulas de financiación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

De momento, Sevilla anunció que el Gobierno ha aumentado este año un 4,5% las partidas destinadas a los ayuntamientos de más de 75.000 habitantes, y un 6% para el resto. Además, anunció la intención de liquidar antes de fin de año los 58 millones de euros pendientes como compensación por la retirada del Impuesto sobre Actividades Económicas, decidida por el PP y criticada por Sevilla "por la forma en que se hizo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS