Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simancas cree que el nuevo Puerta de Hierro encubre su "privatización"

La Comunidad defiende la "eficiencia" del modelo de gestión

El portavoz socialista en la Asamblea, Rafael Simancas, afirmó ayer que el Gobierno regional "experimentará" en el nuevo hospital Puerta de Hierro de Majadahonda con una "fórmula privatizadora encubierta" de gestión. Simancas presentó el pliego de alegaciones al proyecto, que, por otra parte, el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio González, calificó de "viable y realmente eficiente".

Simancas presentó ayer las alegaciones de su partido al anteproyecto de construcción y explotación del nuevo hospital Puerta de Hierro, que será el centro de referencia para 600.000 habitantes. En ellas, el PSOE rechaza el instrumento jurídico utilizado por la Comunidad (contrato de concesión de obra pública) para la construcción y explotación del futuro centro, ya que, según consta en las alegaciones, no da cabida a cualquier tipo de servicios, sino únicamente a aquellos que tengan una "naturaleza económica", por lo que el procedimiento, según el tipo de contrato, podría ser nulo.

Simancas criticó los "retrasos injustificables" que ha sufrido el proyecto de construcción del futuro hospital, cuya primera piedra se colocó en el año 2000, y la "desviación presupuestaria", al pasar de un presupuesto de 114 millones de euros en 2000 a 256 millones de euros en el proyecto actual. Agregó que este presupuesto se plantea sin haber realizado un estudio previo de viabilidad de la obra, lo que, según él, supone una "vulneración de lo establecido en la disposición adicional segunda de la Ley 13/2003".

Recursos insuficientes

Simancas también consideró insuficientes los recursos y dimensiones del nuevo centro hospitalario, "sobre todo si se tiene en cuenta que en 2011, según indican estudios demográficos, la población de referencia de este área sanitaria pasará de 600.000 a 800.000 habitantes", aseguró. El escrito de alegaciones subraya, además, que la tasa de camas por 1.000 habitantes, teniendo en cuenta que será un hospital de referencia, incluyendo el distrito de Moncloa, es "tremendamente baja" con 1,26 camas.

Otro de los aspectos del proyecto criticado por el portavoz socialista fue la situación del hospital respecto a los municipios incluidos en su influencia asistencial, con "tiempos mejorados de forma prácticamente irrelevante" al pasar, si se compara con las instalaciones actuales, de 83 a 79,2 minutos el tiempo medio de desplazamiento.

Por otra parte, el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio González, defendió el modelo de gestión del futuro hospital y rechazó las críticas del portavoz socialista. Explicó que este modelo está "perfectamente establecido en la legislación y ya se está utilizando en otros sitio, es viable y realmente eficiente. Es decir, permite mejorar las condiciones sanitarias", aseguró.

González aclaró que el proyecto del nuevo hospital "viene condicionado por una decisión previa que no es de este Gobierno". "Heredamos un proyecto que ya estaba desarrollado", dijo, "y lo que hemos hecho es cumplir la normativa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de septiembre de 2004