Gallardón cierra definitivamente al tráfico privado el barrio de Huertas

Una veintena de calles estarán reservadas a peatones y residentes desde el próximo miércoles

Una veintena de calles del barrio de Las Letras, en el entorno de la calle de Huertas (Centro), se convertirá en peatonal el próximo miércoles, día 22. A esa zona comprendida entre Atocha y la calle del Prado sólo podrán entrar los viandantes, las ambulancias, el transporte público y los vehículos de residentes, cuyos conductores tendrán que demostrar que viven allí a los policías que permanecerán apostados día y noche en los 10 puntos de acceso. En una segunda fase, ya el año que viene, la peatonalización se extenderá a todo el barrio -40 hectáreas y 7.500 vecinos-, hasta alcanzar la carrera de San Jerónimo.

El alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, y su concejal responsable de Movilidad, Pedro Calvo, anunciaron ayer la medida durante la presentación del Día Internacional sin Coches, que se celebrará precisamente el próximo miércoles y que tradicionalmente va acompañado de cortes puntuales al tráfico que duran 24 horas. "Eso no ha funcionado hasta ahora, el mensaje era insuficiente. Queremos concienciar a los ciudadanos, con medidas permanentes, de que lo más inteligente es utilizar el transporte público", dijo ayer el alcalde. Calvo añadió que la ciudad "hay que pensarla para el que vive en ella", dando "preferencia al residente" sobre el visitante, y que por eso el Ayuntamiento va a seguir aplicando las restricciones al automóvil, que este año ha ampliado o puesto en marcha en la Puerta del Sol, la Gran Vía, la Casa de Campo, el paseo de Camoens (parque del Oeste) o la Dehesa de la Villa.

Muchos vecinos que llevan años reclamando el cierre al tráfico del barrio de Las Letras -sólo la calle de Huertas es peatonal, desde 2003- confían en que ahora se solucionará en parte el problema del aparcamiento en la zona: sólo 626 plazas reguladas por parquímetro para 7.500 residentes. A partir del miércoles, las 72 plazas azules (para visitantes) y las 69 destinadas a la carga y descarga pasarán a engrosar el cupo de las verdes (para residentes). En ellas sólo podrán aparcar los vecinos de estas 20 calles y los vehículos de carga y descarga de 8.00 a 11.00. Aun así, la ratio será de una plaza para cada seis familias.El barrio de Las Letras -en realidad llamado de Cortes- vio nacer la primera edición del Quijote en 1605, en una imprenta de la calle de Atocha. Hoy suma 40 hectáreas de calles estrechas y abigarradas y aceras aún más angostas, plagadas de bolardos, en las que encontrar una plaza de aparcamiento resulta todo un triunfo. Es también una zona llena de bares de copas y de hoteles. Ruiz-Gallardón afirmó ayer que el Ayuntamiento está pensando en fórmulas para permitir también el paso, a partir del miércoles, a los trabajadores no residentes "pero que tengan una plaza de garaje en propiedad" y a los clientes de los hoteles que vengan a Madrid con su vehículo particular.

El gobierno municipal ha enviado una carta a todos los residentes informándoles del corte al tráfico, pero aún no ha repartido los distintivos que tendrán que llevar en sus vehículos para poder entrar y salir cada día. Tampoco ha instalado -ni va a instalar, según la concejalía de Seguridad y Servicios a la Comunidad- bolardos abatibles como los de la calle de Huertas.

Así que, al menos en estos "primeros meses", el control será personal: en cada uno de los 10 accesos que tiene el barrio habrá, a partir del día 22, uno o dos policías municipales o agentes de movilidad que controlarán el paso: pedirán a cualquier conductor que quiera entrar un documento que pruebe su residencia, como el DNI (si está empadronado) o un recibo de la luz. El que no lo lleve tendrá que dar marcha atrás. El gerente de Movilidad, Javier Conde, reconoció que el Ayuntamiento aún no ha pensado cómo van a regularse excepciones como la de conductores no residentes que tengan que ir a recoger o dejar a personas residentes pero de edad avanzada o movilidad reducida.

La segunda fase de restricciones al tráfico en Huertas se iniciará en "algún momento" del primer semestre de 2005, según la concejalía. Entonces el corte se extenderá a todo el barrio, los accesos se reducirán "de 10 a 7" y los policías municipales serán sustituidos por cámaras digitales que grabarán las matrículas de los coches que entren y salgan. El edil Pedro Calvo aseguró que no se tratará de cámaras de videovigilancia -como las que hay en el Museo de Escultura al Aire Libre del paseo de la Castellana, que requieren un permiso expreso de la Delegación del Gobierno-, sino de visores, similares a los radares de las carreteras, que sólo dispararán fotografías a los coches para registrar los datos de sus matrículas. Después, un ordenador conectado a la cámara cotejará esos datos con los que tenga archivados como de "residentes" o "vehículos autorizados". Si no coinciden, enviará un aviso a la Policía Municipal y ésta tramitará la sanción.

Los vehículos que tengan que realizar el servicio de carga y descarga podrán hacerlo en un horario restringido: en días laborables, de 8.00 a 11.00. Para dejar o recoger mercancía podrán utilizar cualquiera de las 767 plazas verdes de aparcamiento que resultarán tras eliminar las azules de visitantes y las que ahora estaban destinadas sólo a la carga y descarga.

Al margen de esta medida definitiva en Huertas, el Ayuntamiento va a celebrar el Día Internacional sin Coches y su correspondiente Semana de la Movilidad con iniciativas puntuales, pero renuncia, por primera vez, a la más tradicional en las grandes ciudades de toda Europa: el cierre al tráfico, durante 24 horas, de gran parte del centro urbano. Ruiz-Gallardón y Pedro Calvo creen que esa medida no sirve para nada porque no logra concienciar a los ciudadanos durante el resto del año.

Sí habrá campañas educativas en colegios y se pondrá en marcha otro compromiso: reservar un 2% de las plazas en aparcamientos públicos para personas con movilidad reducida temporal; no para discapacitados -eso ya está regulado-, sino para embarazadas, personas con niños o ancianos. La concejalía admite que el éxito de esta medida dependerá del "civismo" de la gente, porque, como no existen vehículos "de embarazadas" o "de ancianos", es imposible sancionar al que ocupe esas plazas de forma indebida.

Por último, el próximo domingo día 19 se celebrará en el paseo de Camoens un concierto de música con Hombres G, La Unión y 3+2. Y el sábado 25 ese mismo escenario acogerá un festival del deporte organizado por la oficina olímpica Madrid 2012: habrá pistas y monitores para que los peatones puedan practicar durante un rato su deporte favorito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de septiembre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50