Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una gigantesca explosión sacudió Corea del Norte la semana pasada

EE UU descarta que se trate de una prueba nuclear de Pyonyang

Una gigantesca explosión, que produjo un enorme cráter y una nube en forma de champiñón de unos cuatro kilómetros de diámetro, se produjo el pasado jueves en Corea del Norte en la provincia de Ryanggang, junto a la frontera con China, informó ayer la agencia surcoreana Yonhap. El secretario de Estado norteamericano, Colin Po-well, negó que se debiera a una prueba nuclear, pero dijo que no estaban seguros de las causas.

Ayer se desconocía su origen, aunque algunas fuentes citaron la posibilidad de un ensayo atómico, un accidente o un incendio forestal. El incidente se ha producido cuando están en discusión los preparativos de las negociaciones multilaterales sobre el programa nuclear norcoreano, previstas para este mes en Pekín.

La deflagración, según indicó la agencia, que citó "una fuente fiable" en Pekín, parece ser mayor que la que se produjo en abril pasado en el país estalinista, como consecuencia del estallido de un tren cargado de combustible y productos químicos y que se estima causó más de 160 muertos y de 1.300 heridos. Este accidente tuvo lugar pocas horas después de que pasase por el lugar un convoy ferroviario en el que el líder norcoreano regresaba de China. "Hay rumores de que la explosión fue mucho mayor que la que ocurrió en la estación de tren de Ryongchon, y Estados Unidos está mostrando mucho interés después de haber visto sus efectos desde los satélites", señaló la fuente citada por Yonhap.

Distintas voces se apresuraron, sin embargo, a rebajar dramatismo al incidente. "No hay ninguna indicación de que se haya producido ningún evento nuclear de ningún tipo. Exactamente qué ha ocurrido, no lo sabemos", dijo Powell. El secretario de Estado añadió que, en cualquier caso, si Corea del Norte fuera a realizar una prueba atómica, "sus vecinos estarían quizá más preocupados que Estados Unidos".

Chung Dong Young, ministro para la Unificación surcoreano, coincidió con Estados Unidos y dijo, tras una reunión del Consejo Nacional de Seguridad, que es poco probable que la explosión esté relacionada con las ambiciones atómicas de Pyongyang. "Parece muy difícil para el norte llevar a cabo un ensayo de armas nucleares tan cerca de la frontera china", añadieron otros responsables del consejo. Los expertos consideran muy complicado llevar a cabo una prueba a cielo abierto -no subterránea- en un país tan pequeño. China fue el último país que realizó una prueba nuclear a cielo abierto en 1980.

La agencia Yonhap aseguró que se había detectado actividad sísmica en Corea del Norte como consecuencia de dos explosiones a las 11 de la noche del miércoles y la una de la tarde del jueves. Pero Rusia afirmó que los niveles de radiación en Vladivostok, cerca de la zona donde se registró la explosión, no sufrieron alteraciones el pasado jueves, y la agencia meteorológica surcoreana añadió que no había detectado ningún temblor, ya fuera causado por razones naturales o por una explosión artificial como la debida a un ensayo atómico. Japón dijo que estaba recabando información.

La gigantesca explosión tuvo lugar en una zona montañosa, en el condado de Kimhyongjik, cerca de la base subterránea de misiles Yongjori, en la que se sospecha que existe una planta de enriquecimiento de uranio, con fines militares. Este condado se encuentra en una zona remota, poco poblada. A él no tienen acceso los pocos extranjeros que viven en Corea del Norte, ni siquiera los que trabajan en las organizaciones humanitarias.

El jueves pasado fue el 56º aniversario de la fundación de Corea del Norte, y el régimen de Kim Jong Il ha menudo hace gala de extraños acontecimientos y grandes actos en los aniversarios importantes. Kim Jong II ha afirmado en el pasado que el presidente Bush no hubiera invadido Irak si Sadam Husein hubiera tenido armas nucleares.

The New York Times informaba ayer de que la Administración de Bush había recibido reciente información de los servicios de inteligencia en los que se asegura que Corea del Norte estaba preparándose para realizar su primer ensayo atómico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de septiembre de 2004