Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ecofin da prioridad a la aprobación de los cambios que se debatirán en el próximo consejo

Los ministros de Economía y Finanzas (Ecofin) de la Unión Europea van a dar una evidente prioridad a la reforma del Pacto de Estabilidad, cuya credibilidad quedó en entredicho cuando en noviembre pasado el propio Ecofin dejó en suspenso las sanciones propuestas por Bruselas para Francia y Alemania. La presidencia holandesa de turno se ha apresurado a incorporar un primer debate sobre este asunto en el orden del día de la próxima reunión del eurogrupo, que tendrá lugar en La Haya el próximo día 10, y en el próximo consejo Ecofin del día 16 de noviembre en Bruselas.

En principio, las propuestas de la Comisión Europea deberían salir adelante fácilmente, dado que una parte importante de países de la UE a 25 incumple el pacto y que también una amplia mayoría de la UE a 15 acudió en ayuda del eje franco-alemán para eludir las sanciones y, de paso, dejar al Pacto de Estabilidad herido de muerte. En aquella ocasión, sólo Austria, Holanda, Finlandia y España optaron por la ortodoxia apoyando al entonces comisario de Asuntos Económicos y Monetarios Pedro Solbes.

En mayo pasado, sin embargo, Holanda recibió ya un segundo aviso por parte de la Comisión Europea por déficit excesivo. Durante el pasado año 2003, Holanda registró un déficit del 3,2%, por encima del techo del 3% establecido por el Pacto de Estabilidad, y para este año prevé alcanzar el 3,5%. La presidencia de turno se unió así al grupo de 16 países que, hasta la fecha, han sufrido las advertencias y recomendaciones de la Comisión.

El consenso de los países en torno a las nuevas propuestas parece asegurado, según declaró ayer Joaquín Almunia que, sin embargo, advirtió de que el trabajo a realizar a partir de ahora "será duro". Sus propuestas son ideas generales puestas sobre la mesa que el Ecofin, en el que participan ya 25 países, debe ahora concretar y aprobar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 2004