Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Deterioro comercial

La evolución del saldo con el exterior es uno de los indicadores básicos de la competitividad de cualquier economía. El saldo de la balanza comercial española (la diferencia entre exportaciones e importaciones de mercancías) ha sido tradicionalmente deficitario, compensado parcialmente por los ingresos de los servicios, fundamentalmente el turismo. Pero los resultados en la primera mitad del año no son tranquilizadores. El déficit comercial ha crecido un 30%, hasta los 26.665 millones de euros. El aumento en un 4,8% de las exportaciones se ha quedado muy atrás del 10,5% del de las importaciones. Vendemos fuera sólo un 70,4% de lo que compramos al extranjero, la más baja tasa de cobertura desde hace tiempo, cinco puntos inferior a la de hace un año.

No faltan razones coyunturales para explicar este deterioro comercial, como el encarecimiento del petróleo, o la mayor demanda interna española. Pero sería un error escudarse en ellas sin reconocer la vulnerabilidad competitiva de la economía española. Nuestro patrón de especialización productiva no es muy distinto al de ciertas economías consideradas emergentes, algunas de ellas incorporadas recientemente a la UE con costes de trabajo marcadamente inferiores. España no compensa esas desventajas con una mayor intensidad en capital tecnológico o en capital humano. El resultado es que son estas economías las que intensifican las ventas a nuestros socios tradicionales y a nosotros mismos.

A diferencia de otras épocas, los ingresos netos por turismo no van a ser tan espectaculares como para compensar este desequilibrio comercial. El sector está afrontando algo más que una inflexión circunstancial en sus ingresos. Es urgente acelerar la diversificación del patrón de crecimiento español, lo que exige un fortalecimiento del capital humano y tecnológico en mayor medida que nuestros competidores. Algo a tener en cuenta en el complicado ejercicio que ahora se inicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 2004