Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Terrassa y Sabadell ya construyen más vivienda nueva que Barcelona

La falta de suelo en la capital impulsa los pisos en la segunda corona

La carencia de suelo en Barcelona y aledaños ha convertido ya la segunda corona en el principal motor de la vivienda nueva en Cataluña. El Colegio de Arquitectos ha dado en los últimos 12 meses menos visados de obra nueva en Barcelona que en Sabadell y Terrassa juntas, que acogen a muchos de los que huyen de la capital buscando precios razonables sin renunciar a servicios. La tendencia se agudiza cada vez más.

En Sabadell y Terrassa (Vallés Occidental), que suman casi 400.000 habitantes, se otorgaron en el último año 4.945 visados de obra nueva. En Barcelona, con más de 1,5 millones de habitantes, sólo 3.899. Las cifras son el reverso de las registradas en 2002, cuando Terrassa y Sabadell sumaron 3.748 visados, mientras que Barcelona llegaba a 4.673.

El visado es el certificado que, como requisito previo a la edificación, otorga el Colegio de Arquitectos a los proyectos que cumplen los requisitos legales, lo cual lo convierte en un indicador muy fiable de las obras a corto plazo.

Los datos certifican, según el Departamento de Política Territorial de la Generalitat, que la capacidad de construir en Barcelona ciudad "está prácticamente agotada". Los primeros indicios de desaceleración que asomaron en la capital a mediados de los años setenta alcanzaron una década después a la primera corona (Santa Coloma, Badalona, Sant Adrià y las localidades del Baix Llobregat). Las cifras del colegio son el corolario de que la segunda corona ha tomado ya el relevo al frente de la construcción de vivienda nueva.

El informe muestra que la tendencia, lejos de atenuarse, se agudiza cada vez más. En el último trimestre -entre abril y junio de este año- el Colegio de Arquitectos dio 973 visados de obra nueva en Barcelona, casi tantos como en Terrassa (906) y pocos menos que en Sabadell (754), que se consolidan como la segunda y la tercera ciudad catalana en producción de vivienda. L'Hospitalet, la primera de las ciudades del cinturón más cercano a Barcelona, ocupa la undécima posición en nuevos visados.

Aluvión de barceloneses

Tres de cada diez ciudadanos que compran un piso en Terrassa provienen de Barcelona capital, según indica un estudio de la Asociación de Promotores Inmobiliarios. La lista de causas del trasvase sólo puede empezar por el precio, que, de acuerdo con datos de la Sociedad de Tasación e Inmoweb, llega casi a duplicarse en Barcelona.

En ambas localidades aún hay suelo edificable. Lo demuestra que la práctica totalidad de los visados concedidos en el último trimestre en Terrassa y Sabadell son de obra nueva, mientras que en Barcelona el número de éstos es similar a los de reforma de vivienda. En Terrassa, el Plan General aprobado el pasado 12 diciembre prevé la construcción de 26.000 viviendas, la tercera parte de las cuales serán de protección oficial (VPO).

La subida de precios en obra nueva en Barcelona y su área de influencia en el primer semestre de 2004 se quedó en el 14,4%, seis puntos porcentuales menos que el año pasado. El aumento fue mayor en la vivienda usada, que se elevó hasta el 18,7%, según la publicación Barcelona Economía.

A juicio de Josep Aran, primer teniente de alcalde en Terrassa, el despegue demográfico de la zona descansa, además de en el precio, sobre unos atractivos que la alejan del negativo concepto de ciudad dormitorio: "Tradición, monumentos históricos, servicios suficientes y buenas conexiones". Josep Aran afirma que "no se edifica donde los constructores quieren", sino que el Ayuntamiento trabaja hacia una ciudad compacta, concentrando las nuevas viviendas dentro del casco urbano.

El primer teniente de alcalde subraya la necesidad de que tanto los servicios como las infraestructuras aumenten en paralelo en una ciudad con un fuerte aumento de la población. La ciudad de Terrassa recibe alrededor de 5.000 nuevos ciudadanos anuales desde finales de la década de 1990. En los próximos cuatro años, el aluvión obligará al Ayuntamiento a abrir ocho colegios.

Las infraestructuras, fuera del marco de competencias de los municipios, concentran los esfuerzos del Ayuntamiento. Tanto Renfe como los Ferrocarrils de la Generalitat incrementarán las estaciones en la ciudad. Aran señala, además, que hace tiempo que "pelea" la construcción de un tercer carril en la autopista del Vallès (C-58), en sentido de Sabadell a Terrassa.

Los municipios de la segunda corona (Vilanova i la Geltrú, Vilafranca del Penedès, Martorell, Granollers, Mataró, Sabadell y Terrassa), que ahora concentran la producción de vivienda, se asociaron hace 10 años en la entidad Ciutats de l'Arc Metropolità, que desde hace dos años cuenta con una oficina técnica. "No queremos ser el patio de atrás de Barcelona", afirma Aran, que reclama el derecho a "voz y voto" en las materias que les afecten, como la ubicación de cárceles o vertederos. A juicio de Aran, Barcelona "no es nada" si no tiene en cuenta su área de influencia.

Por otra parte, los precios de la vivienda de segunda mano en Barcelona y su área de influencia, que incluye 115 municipios, no paran de crecer. Los precios en esta área se han incrementado durante el primer trimestre de este año el 18,7% respecto al mismo periodo del año anterior. El último número de la publicación Barcelona Economía, que edita el Ayuntamiento de la ciudad, indica que el precio de la vivienda nueva, que tiene menos peso que la de segunda mano, se incrementó el 14,4% entre el primer semestre de 2003 y el mismo periodo de 2004.

Sin embargo, el informe considera que "el aumento de los tipos de interés y la certeza de que la cuota mensual de amortización tenderá a aumentar -aunque sea muy levemente- comienzan a actuar como freno para la demanda". El escenario de tipos de interés más elevados es más posible que hace sólo unas semanas. La incipiente crisis del petróleo puede originar, en opinión de los expertos financieros, una subida de los tipos de interés para frenar la previsible inflación que puede causar el alza del crudo.

Los compradores potenciales, agrega el informe, están "a la expectativa de los cambios que en materia de política de vivienda puedan surgir del nuevo Ministerio de Vivienda y del Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat". Cambios que, indica la publicación, serán "tendentes a facilitar el acceso a la vivienda mediante una mejor utilización del parque existente, un aumento de la vivienda de alquiler y la construcción de más vivienda protegida, entre otras medidas".

El precio por metro cuadrado de la vivienda nueva en Barcelona y su área de influencia alcanza ya 2.769 euros en el primer trimestre de 2004, mientras que en la vivienda de segunda mano los precios se han incrementado hasta 2.351 euros por metro cuadrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de agosto de 2004